Frambuesas sin semillas y fibra

Las frambuesas (raspberries) son una de las fuentes principales de fibra entre las frutas, y también ofrecen una gran cantidad de vitaminas y minerales. Las semillas molestas que se pegan en los dientes no proveen gran parte de esa fibra, por lo que pueden descartarse sin perder la fibra. Comprender la importancia de la fibra dietética, así como la forma de incorporar las frambuesas en tu dieta puede ayudarte a aumentar tu ingesta diaria.

Fibra

La fibra es la parte de los alimentos con carbohidratos que no puede ser digerida. Cuando comes alimentos ricos en fibra, la fibra pasa intacta a través de tu sistema digestivo, lo que tiene varios beneficios de salud importantes. Las frambuesas sin semillas tienen abundante fibra dietética. Una taza puede darte de 30 a 35 g de fibra.

Beneficios

Uno de los beneficios más conocidos del consumo de fibra es la disminución del riesgo de estreñimiento. La fibra ayuda a hacer que tu sistema digestivo funcione correctamente para eliminar los residuos de manera eficiente. Comer más fibra puede reducir el riesgo de problemas de salud crónicos. La Harvard School of Public Health informa que una dieta rica en fibra puede reducir tu riesgo de desarrollar enfermedad coronaria, diabetes de tipo 2 y cáncer. Una dieta que incluya cantidades suficientes de fibra también puede ayudar a reducir el colesterol, mantener el azúcar en la sangre, estable y perder o mantener tu peso.

Frambuesas

Las frambuesas son una de las fuentes principales de fibra entre las frutas. Una taza de frambuesas, con o sin semillas, tiene alrededor de 8 g de fibra. Comer 1 taza de frambuesas te proporciona más fibra que algunas de las frutas ricas en fibra más populares. Una porción de frambuesas tiene más fibra que una porción de manzanas, peras, plátanos, kiwis, dátiles o higos.

Usos recomendados

Las frambuesas sin semillas son sabrosos por sí solas, pero pueden ser incluidas en una variedad de recetas y comidas para ayudar a aumentar tu consumo de fibra. Esparce una taza de frambuesas sobre tu tazón de cereal o avena. Mezcla las frambuesas frescas en un cartón de yogur, o utilízalas para cubrir un tazón de yogur helado. Las frambuesas sin semillas también se pueden agregar en las recetas de pan y muffins y utilizarse para hacer una mermelada rica en fibra. Añade frambuesas a una ensalada de frutas para aumentar el contenido de fibra. Saltea las frambuesas sin semillas ligeramente, y utilízalas como un aderezo saludable para el pollo a la parrilla o para las chuletas de cerdo.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por martin santiago