Fortalezas recomendadas para los protectores solares

Sabes que eso de no usar protector solar es un no definitivo, pero incluso si lo usas todos los días, podrías no estar utilizando la fortaleza correcta. Utilizar el tipo correcto no sólo disminuirá tu riesgo general de padecer cáncer de la piel, sino que también ayudará a proteger tu piel de las manchas solares y del envejecimiento prematuro.

Entendiendo los números

SPF son las siglas de "Factor de Protección Solar". Tradicionalmente, el SPF protege la piel contra los rayos UVB solamente. Las quemaduras del sol son causadas ​​principalmente por los rayos UVB, ya que penetran en la superficie de la piel; los rayos UVA penetran en la piel más profundamente. Sin embargo, hay protectores solares de amplio espectro disponibles que protegen contra ambos tipos de rayos, así que asegúrate de leer las etiquetas del producto cuidadosamente. Según la Skin Cancer Foundation, toma sólo 20 minutos conseguir una quemadura de sol. El número asociado con el SPF ayuda a determinar la cantidad de tiempo por 20 que puede ayudarte a proteger tu piel. Por ejemplo, SPF 30 tiene la capacidad de protegerte teóricamente por un máximo de 10 horas. Sin embargo, el sudor y los elementos cotidianos pueden interferir con un marco de tiempo.

SPF y falta de protección

Quizás haya una solución más fácil para entender las fortalezas de la protección solar: SPF 15 puede prevenir hasta el 93 por ciento de los rayos UVB, mientras que el SPF 30 ofrece una tasa de protección del 97 por ciento. El SPF 50 protege un poco más, a una velocidad del 98 por ciento. Las diferencias en la protección no son tan significativas, por lo que el SPF 15 es adecuado para la mayoría de la gente. Sin embargo, si tienes la piel clara o te quemas fácilmente, podrías considerar un SPF más alto. Un protector solar de amplio espectro también bloquea los rayos UVA para ayudarte a minimizar los efectos a largo plazo de la exposición al sol, como las arrugas prematuras.

Rostro versus cuerpo

Toma en cuenta qué parte del cuerpo se ve más afectada por los rayos del sol al elegir tu nivel de protección. Debido a que tu cara y el pecho reciben la mayor cantidad de exposición al sol durante todo el año, debes optar por un SPF de 30 o más. Dado que gran parte de los rayos del sol que te encuentres se hacen ya sea de pie o sentado, puede salirse con SPF 15 para el resto de su cuerpo. En caso de duda, elige el SPF más alto para asegurarte de estar protegido. También busca ingredientes como el óxido de titanio u óxido de zinc, que ofrecen una protección de amplio espectro para el rostro y el cuerpo.

Aplicación y uso

Mientras que la idea detrás del SPF es proteger tu piel durante varias horas contra las quemaduras solares, tienes que volver a aplicarte protector solar de acuerdo a tu actividad. Como regla general, la Skin Cancer Foundation recomienda volver a aplicarte el producto cada dos horas y más a menudo después de sudar o nadar. No importa el SPF que elijas, evitar la exposición solar excesiva entre las 10:00 am y las 4:00 pm. Considera una gama de productos que contengan protección solar, como la base, el humectante con color y la loción para el cuerpo para una protección completa.

Más galerías de fotos



Escrito por kristeen cherney | Traducido por maría florencia lavorato