Fortaleciendo los ligamentos del cuello

El dolor de cuello es una queja común; más del 50% de las personas se quejan del dolor en el cuello durante el transcurso de un año, de acuerdo con la University of Illinois en el Urbana-Champaign's McKinley Health Center. Los ligamentos unen un hueso con otro; estirar demasiado los ligamentos o desgarrarlos causa dolor. El fortalecimiento de los ligamentos puede reducir el riesgo de una lesión en el cuello. Pregúntale a tu médico antes de iniciar cualquier tipo de terapia diseñada para fortalecer los ligamentos del cuello.

Ejercicios

La forma más sencilla de fortalecer los ligamentos del cuello es haciendo ejercicios, pero esto podría no funcionar para los ligamentos que se han torcido severamente, que se han vuelto laxos o han sido estirados más allá de sus límites normales. Si tienes un esguince leve, los ejercicios pueden ayudar a fortalecer el ligamento una vez que se cure. La enfermera graduada Michèlle Feinstein sugiere algunos ejercicios de estiramiento y fortalecimiento en su sitio web, Wholistic Health Works. Lleva tu barbilla hacia el pecho y mantén la posición durante 10 segundos. Gira tu cabeza hacia la izquierda y luego hacia la derecha, manteniendo la posición otros 10 segundos. Repite 10 veces cada ejercicio. Si el cuello te duele, detente.

Terapia física

La terapia física bajo la guía de terapeutas entrenados puede ayudar a fortalecer los ligamentos debilitados. Los fisioterapeutas pueden prescribir ejercicios o pedirte que te ejercites con un equipo para fortalecer los ligamentos y evitar lesiones, o reconstruir el tejido dañado. Haz sólo lo que tu terapeuta te prescriba; precipitar el proceso puede causar una lesión mayor.

Proloterapia

Las inyecciones en la zona dañada pueden ayudar a curar el tejido. En un tratamiento llamado proloterapia, el médico inyecta sustancias irritantes en el ligamento. La irritación induce la inflamación, lo que ayuda a que la zona cicatrice al aumentar el flujo sanguíneo y las células blancas de la sangre. Durante las dos primeras semanas, las células blancas de la sangre, llamadas fibroblastos, migran a la zona y comienzan la construcción de nuevas fibras de colágeno. Dentro de las próximas tres a seis semanas, las fibras de colágeno reparan y ajustan los ligamentos estirados o dañados, fortaleciéndolos.

Cirugía

En algunos casos, la cirugía puede ser la única manera de fortalecer los ligamentos gravemente lesionados o desgarrados. Si tienes un desgarro grave en el ligamento, es posible que no se cure sin cirugía. Tu médico probablemente te sugerirá alternativas antes de recurrir a la cirugía.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por gloria soto