Cómo fortalecer los tendones de la rodilla

Es muy sabido que hacer ejercicio de manera regular y mantener un cuerpo sano es algo bueno; sin embargo, al hacer demasiado energía sin guía y sin conocimiento puede de hecho ser nocivo para las articulaciones, ligamentos y músculos. Mantener un plan de ejercicios enfocado y bien pensado puede ayudar a fortarlecer estos músculos y ligamentos, sin arriesgarse a sufrir daño.

Estiramiento


Estirarse es clave para cualquier rutina de ejercicios.

Es cruciar para los músculos que soportan la rodilla estar completamente estirados antes de que cualquier ejercicio tenga lugar. Esto permitirá a las rodillas absorber el impacto o estrés causado por el ejercicio. El estiramiento ayuda a los ligamentos y músculos a soltarse y no contraerse. Prepárate para el ejercicio haciendo una variedad de ejercicios de estiramiento de rodilla.

Músculos

Fortalecer los músculos que rodean la pierna como los cuadríceps, muslos y pantorrillas, puede ayudar a mantener los ligamentos de la rodilla fuertes y en su lugar. Incluso los ejercicios simples pueden ayudar. Big Knee Pain establece que un plan de ejercicio debe evitar trabajar los mismos músculos en días consecutivos. Separar los músculos en grupos y trabajar con esos grupos el resto de los días, permitirá un crecimiento muscular balanceado y uniforme.

Ejercicios

Comienza a calentar de 5 a 10 minutos con actividad de bajo impacto. Se recomienda caminar, hacer bicicleta o escalón. De acuerdo con Ortho Info, hay una variedad de ejercicios distintos, de los cuales todos mejoran la fuerza general de la pierna y la rodilla. La inmersión de una sola pierna se hace poniendo dos sillas de cada lado para ayudar al equilibrio. Levanta una pierna hacia el frente. Muévete hacia abajo cuidadosamente lo más que puedas. Mantén esta posición por 3 segundos. Lentamente reincorpórate, repite y cambia de lado. Este ejercicio se enfoca en los músculos de muslo, cadera y nalgas. Para hacer otro ejercicio, el squat de pared, párate con tu espalda, talones y cabeza tocando la pared. Pon ambos pies a 2 pies de la pared. Deslízate lentamente pegado a la pared hasta que estés en posición sentado. Mantén esta posición por 10 segundos y reincorpórate lentamente.

Más galerías de fotos



Escrito por tristan pereida-rice | Traducido por lou merino