Las formas sanas de cocinar huevos

Los huevos pueden ser parte de una dieta saludable a pesar de que son altos en grasas saturadas y colesterol. De hecho, según un resumen del artículo publicado en "The American Journal of Clinical Nutrition" en 2013 el consumo de huevos no está asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Pero la investigación sugiere que el comer huevos y la mayor incidencia de la diabetes tipo 2 pueden tener una correlación. Elige los métodos sanos para preparar los huevos sin añadir grasas y calorías.

Los huevos hervidos

Hierve los huevos sin agregar grasa adicional. Un huevo grande cocido tiene 5,3 gramos de grasa, 6 gramos de proteína, 186 miligramos de colesterol y 78 calorías. Sirve los huevos pasados por agua o duros con tostada de pan integral o utilízalos como ingredientes en recetas como los huevos rellenos y ensalada de huevo. Busca recetas bajas en grasa y que incluyan otros ingredientes nutritivos.

Los huevos revueltos

Las recetas tradicionales de huevos revueltos con frecuencia se hacen con leche, pero si se utiliza agua en vez el huevo revuelto tendrá la misma grasa, colesterol y calorías que tienen los huevos duros. Alternativamente separa la yema y utiliza sólo las claras de huevo. Un revuelto de huevo tiene 17 calorías, 3,6 gramos de proteínas y casi nada de grasa. Aumenta el valor nutritivo de los huevos revueltos añadiendo pimientos picados, cebollas, champiñones y espinacas.

Los huevos escalfados

Puedes cocer los huevos a fuego lento en agua después de sacarlos de la cáscara. No hay exceso de grasa así que los huevos escalfados tienen el mismo valor nutricional que los huevos duros. Sirve los huevos con tostada de pan integral o en la parte superior de verduras cocidas, como espárragos, para añadir más vitaminas, minerales y fibra a tu plato.

Los huevos fritos

Un gran huevo frito en mantequilla o margarina tiene más calorías y grasa, pero se puede evitar el exceso de grasa mediante el uso de un rociador de aceite o de una sartén antiadherente. Fríe los huevos y cocina bien la yema para evitar el riesgo de salmonella. Sirve los huevos fritos con tostada de pan integral o verduras cocidas y patatas. Evita las salsas cremosas y quesos con grasa para acompañar tus huevos.

Más galerías de fotos



Escrito por sheri kay | Traducido por jose fortunato