Formas naturales de calmar la tos de un niño

La tos es común en los niños pequeños, y puede ser causada por la tos ferina, el resfriado común u otros virus. The Food and Drug Administration advierte no darles a los niños medicamentos de venta libre para la tos, debido al riesgo de sobredosis y a los efectos secundarios como problemas del corazón. De acuerdo con un artículo de agosto de 2007 en el Washington Post, nunca se ha demostrado que los medicamentos para la tos de venta libre hayan sido médicamente eficaces. Hay varias maneras de calmar la tos de un niño de forma natural y segura incluida la miel, la humedad, la eliminación de moco, y el aumento de la hidratación.

Miel


La miel se puede dar a cucharadas o mezclada con agua tibia y limón como una bebida dulce.

La miel se ha utilizado como un supresor de la tos natural durante siglos, y es fácil dársela a los niños pequeños por cucharadas. Los niños a menudo disfrutan el sabor y recubre la garganta dolorida e irritada. Según un estudio de 2007 publicado en la revista Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, los niños a los que se les da miel antes de acostarse durmieron mejor y reportaron más síntomas de mejoría que los niños que tomaron medicamentos de venta libre para la tos. ABCNews.com observa que las versiones más oscuras de la miel son las más beneficiosas debido a su mayor concentración de antioxidantes. El único efecto secundario de la miel fue la hiperactividad ocasional. El azúcar puede darle a tu hijo más energía. Sin embargo, la miel no debe administrarse a niños menores de 2.

Humedad


Un baño caliente no solo ayuda a despejar la congestión, sino que puede ayudar a un niño a relajarse antes de acostarse.

El aire seco puede perpetuar una tos y causar molestias en la garganta irritada. Un humidificador hace que el aire sea más húmedo y la humedad resultante puede ayudar a aflojar el moco del sistema respiratorio superior. El uso de un humidificador es un método seguro y eficaz para calmar la tos, y la humedad de una ducha o baño caliente también puede ser beneficioso, de acuerdo con Mayo Clinic.com. Cuando se deja un humidificador en la habitación de un niño durante la noche, los humidificadores de vapor frío son una opción más segura que los calientes, debido al riesgo de quemaduras.

Eliminación del moco

La tos es causada por el goteo post-nasal, que ocurre cuando la mucosidad de las fosas nasales gotea en la parte posterior de la garganta. Ésto no solo puede causar tos, sino también malestar en el niño y dar lugar a una irritación de garganta. Para eliminar la congestión difícil, se puede usar una pera de goma para succionar algo de la mucosidad. En primer lugar, exprime un par de gotas de agua salada o suero fisiológico delicadamente en las fosas nasales. Después de unos minutos, coloca la pera de goma en los orificios nasales, expulsando el aire primero para crear succión. Limpia la pera a fondo después de que el moco se retire de cada fosa nasal.

Hidratación


Los productos lácteos puede espesar el moco, por lo que es una buena idea seguir con el jugo y el agua.

Otra manera efectiva de tratar y promover la recuperación de la tos en los niños pequeños es la de mantener un alto nivel de hidratación. Los líquidos claros rompen naturalmente el moco, por lo que es más delgado y hay menos probabilidades de que causen congestión. Un estudio de 2004 del Penn State Children’s Hospital tomó a tres grupos de niños, a dos de ellos se les proporcionaron medicamentos para la tos, mientras que a un tercer grupo se le dio agua con sabor como un placebo. Los niños que bebieron el agua reportaron disminución de tos y una mejora general de la salud. De hecho, los niños que tomaron agua tuvieron los mejores resultados, lo que sugiere que la hidratación es clave para curar la tos.

Más galerías de fotos



Escrito por susan street | Traducido por katherine bastidas