Formas naturales de afirmar la piel debajo del mentón

Cuando te miras al espejo y ves una piel floja, flácida debajo de tu mentón, puede hacerte lucir y sentir más vieja. Para algunas, unos ajustes en la dieta pueden ayudar a mejorar la situación, mientras que para otras, la cuestión puede ser hereditaria. Cualquiera sea el caso, hay algunas formas de afirmar tu piel mediante ejercicios y estiramiento.

Ejercicio de masticar hacia arriba

Sentada en una silla en posición derecha, inclina tu cabeza hacia atrás de manera que estés mirando directamente al cieloraso. Con los labios juntos, comienza a mover tu boca como si estuvieras masticando. Sentirás que trabajan los músculos de tu boca y de tu barbilla. Realiza este movimiento 20 veces, luego afloja. Repite el ejercicio varias veces. También puedes hacerlo estando de pie, derecha.

Ejercicio del beso

Siéntate derecha en una silla con la cabeza inclinada hacia atrás y tus ojos mirando directamente hacia arriba. Frunce los labios como si quisieras besar el cieloraso. Mantén la posición durante cinco segundos, luego relaja. Mantén la cabeza hacia atrás y repite el ejercicio cinco veces, descansando brevemente entre repeticiones. Concéntrate en los músculos de la barbilla y del mentón durante el ejercicio.

Ejercicio de la lengua

Estando sentada o de pie, derecha, inclina tu cabeza hacia atrás mirando hacia el cieloraso. Saca afuera tu lengua y trata de estirarla hasta que la punta toque tu mentón. Aun si no lo logras, estírala lo más que puedas cómodamente. Sostén tu lengua en esa posición durante 10 segundos, luego relaja. Al cabo de un breve descanso, repite el ejercicio. Debes poder sentir cómo se tensan los músculos de tu cuello.

Estiramiento del cuello acostada

Acuéstate boca arriba en la cama con la cabeza colgando del costado. Lentamente levanta tu cabeza hacia arriba hacia tu torso. Sostén esa posición durante 10 segundos, luego relaja. Repite este ejercicio varias veces. Si en algún momento sientes dolor o molestia en el cuello, interrumpe el ejercicio. Mantén tu cuerpo y tu cuello derechos a lo largo del ejercicio.

Girar el cuello

Estando sentada o de pie bien derecha, suavemente gira tu cabeza desde tu hombro izquierdo hasta tu hombro derecho. Mueve lentamente tu cabeza, asegurando un movimiento constante de tus músculos del cuello. Comienza con movimientos semi-circulares desde el hombro izquierdo, hacia abajo a tu pecho, y hacia arriba a tu hombro derecho. Mueve la cabeza gradualmente haciendo un círculo completo desde tu hombro izquierdo hasta el derecho y arriba y alrededor hasta empezar de nuevo. Repite varias veces. Si sientes alguna molestia, interrumpe el ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por tom stewart | Traducido por irene cudich