Formas naturales de aclarar la piel en casa

Los principales tratamientos para la piel prometen una futura piel libre de manchas, con pocas arrugas y perfectamente equilibrada; pero a menudo, el precio asociado con estos productos supera a la verdad de sus declaraciones. Afortunadamente, hay formas naturales efectivas de limpiar problemas de la piel en casa sin romper la hucha. Las condiciones crónicas de la piel deberían evaluarse por un dermatólogo para determinar posibles problemas de salud internos.

Limpieza

Puedes hacer tu propio limpiador facial en casa combinando avena y lavanda en una batidora y mezclando el polvo resultante con miel, como se necesite. La avena molida contiene propiedades calmantes que reducen y alisan la piel facial irritada, mientras que la lavanda ofrece a la piel curación a través de sus elementos antibacterianos y antiinflamatorios. Combinar la hidratación y el poder antibacteriano de la miel con esta mezcla seca creará una pasta lisa y curativa que ofrece una exfoliación suave a la piel problemática. Para niños con problemas de la piel de menos de 2 años, sustituye cantidades idénticas de leche entera por la miel. La miel puede causar botulismo en este grupo de edad cuando se ingiere.

Máscara hidratante

Un desequilibrio en los niveles de humedad de la piel facial puede contribuir a la piel irritada. Corregirlo puede reducir la inflamación y los brotes de acné. Una máscara hidratante semanal hecha de aguacate en puré, yogur y pulpa de piña puede incrementar la hidratación, exfoliar la piel muerta y limpiar los poros para obtener una complexión más brillante. Esta máscara puede ser irritante para los ojos y el tejido ocular delicado, de modo que ten cuidado de evitar estas áreas. Enjuaga la máscara bien tras 15 minutos.

Tónico de equilibrio diario

Los poros demasiado activos pueden incrementar los brotes y los problemas de piel no uniforme. Después de limpiar tu piel, los aceites naturales se reducen significativamente, lo que puede causar que tus poros produzcan aceite en cantidades excesivas. La producción excesiva de aceite atasca e irrita los poros, resultando en granos, abscesos y puntos negros. Para enseñar a la piel a relajarse, pon de tres a cuatro gotas de lavanda ey aceite de oliva virgen extra con infusión de rosa en tu piel facial después de lavarla suavemente dos veces al día. De acuerdo con la maestra herbalista Rosemary Gladstar, esta técnica simple es efectiva para reducir, e incluso eliminar, acné de todo tipo.

Protección de la piel

Peggy O'Mara, editora y consultora de "Mothering Magazine" y autora de "Natural Family Living", aconseja usar pantallas solares naturales de manteca de karité, que proporciona una protección de alrededor de cinco (una protección mínima sin el uso de químicos). La vitamina E se supone que asiste en la habilidad innata de la piel dañada de autorepararse y debería aplicarse por la noche a las áreas problemáticas. La exposición solar moderada es importante para la producción de vitamina D, mientras que es beneficiosa para algunas condiciones de la piel.

Aplicaciones por puntos

De acuerdo con la aromaterapeuta y autora Valerie Ann Worwood, el acné puede ser tratado por puntos con aceite esencial puro de árbol de té o de lavanda. El aceite esencial de árbol de té y el de lavanda están entre los pocos aceites esenciales puros que pueden aplicarse a la piel sin un aceite que los transporte. Estos aceites volátiles contienen propiedades antiinflamatorias y antibacterianas efectivas para combatir el acné y otras condiciones de piel irritada. Guarda los aceites esenciales lejos de las mascotas y los niños pequeños, ya que pueden ser tóxicos si se ingieren.

Precauciones

Algunos tipos de eczema o condiciones crónicas de la piel pueden asociarse con problemas de hígado, riñón, glándulas adrenales o problemas circulatorios. Las condiciones bacterianas pueden humedecerse e infectarse, requiriendo cuidado médico. Si tu condición no se va con tratamiento natural, consulta con tu doctor para descartar condiciones de salud serias.

Más galerías de fotos



Escrito por sara clement | Traducido por natalia navarro