Las formas más fáciles de deshacerse de una panza de gelatina

Una panza de gelatina realmente no tiene gelatina, aunque comerla en grandes cantidades sin duda puede contribuir. Es básicamente una acumulación de flacidez que hace que el abdomen luzca suelto y fuera de forma. Para poder perder rápidamente este rasgo que va en contra de tu autoestima, necesitarás mantenerte enfocada y estar dispuesta a hacer cambios dramáticos en tu dieta y hábitos de ejercicio.

Baja el tenedor

Ya que quieres perder tu panza rápidamente, reduce tu consumo calórico en por lo menos 500 calorías. Al comer, da un bocado, baja tu tenedor, y mastica y traga por completo antes de comer otro bocado. No comas nada que sea rico en grasa, sodio y azúcar. Mantén a tu dieta limpia y rica en nutrientes comiendo frutas, verduras, carnes magras, aves de corral, pescado, granos enteros y frijoles.

Evita las calorías líquidas

Consumir calorías líquidas no sólo evita que pierdas tu panza, también añadirá más grasa. Renuncia a las bebidas azucaradas y ricas en calorías y reemplázalas con agua, la que no tiene calorías. Tomar agua con tus comidas también te ayuda a sentirte llena.

Come más a menudo

Puede que suene raro comer más a menudo, pero puede hacerte mucho bien al intentar perder tu panza rápidamente. Al comer comidas pequeñas cada dos o tres horas a lo largo del día, mantendrás tus niveles de energía altos, acelerarás tu metabolismo y mantendrás a tu estómago satisfecho. Come comidas que contengan proteína y carbohidratos completos. El abadejo a la parrilla con brócoli al vapor y arroz es un ejemplo de una comida.

Comienza tu día con un desayuno

Cuando salgas de la cama en la mañana, no comiences tu día cogiendo tus llaves y saliendo por la puerta. En su lugar, prepárate un tazón de cereales o avena integral con leche baja en grasa o con leche de soya. Según MealsMatter.org, cuando desayunas tu cuerpo se siento nutrido y satisfecho, haciendo que sea menos probable que comas en exceso el resto del día. Si no te gusta el cereal, opta por yogurt mezclado con granola o prepárate un omelet de claras de huevo.

Aumenta el ejercicio cardiovascular

Para perder peso rápidamente en tu panza, o en cualquier otros sitio en tu cuerpo, haz ejercicio cardiovascular. La American College of Sports Medicine recomienda hacer de 60 a 90 minutos de ejercicio cardiovascular para perder peso. Haz este tipo de ejercicio por lo menos cuatro días a la semana en cualquier forma que disfrutes, siempre y cuando lo hagas a una intensidad moderada a alta.

Entrenamiento de circuitos

El entrenamiento de circuitos es una forma de ejercicio que mezcla al entrenamiento de pesas con el ejercicio cardiovascular. Los ejercicios son realizados uno después del otro con poco descanso entre cada uno y los circuitos son repetidos múltiples veces. Este tipo de entrenamiento desarrollará músculos metabólicamente activos, mientras quema una gran cantidad de calorías. Haz ejercicios como flexiones de pecho (push-ups), elevaciones laterales (lateral raises), hundimientos (dips), flexiones de bíceps (biceps curls), zancadas (lunges) y sentadillas con salto (jump squats).

Tensa los abdominales

Para tensar y tonificar tu abdomen, haz ejercicios que se enfoquen en tus abdominales superiores, inferiores y oblicuos. Algunos ejemplos son las planchas (planks), elevaciones de piernas (leg raises), abdominales regulares (regular crunches), abdominales dobles (double crunches), inclinaciones laterales (side bends) y abdominales de bicicleta (bicycle crunches). Ten en mente que estos ejercicios harán poco para quemar grasa.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por ana maría guevara