Formas de mantener despiertos a los recién nacidos al amamantarlos

Los bebés pueden comenzar a alimentarse estando totalmente despiertos y hambrientos. Sin embargo, el amamantamiento los tranquiliza y les causa sueño. Durante las primeras semanas de vida, los bebés que se quedan dormidos antes de haber consumido suficiente cantidad de leche corren el peligro de deshidratarse y de padecer retraso de crecimiento. A algunos recién nacidos les cuesta mantenerse despiertos al tomar el pecho debido a problemas médicos, a la medicación que se haya suministrado durante el parto, por sobreestimulación o simplemente porque no están comiendo lo suficiente como para tener la energía de mantenerse despiertos durante los momentos de alimentación.

Succión lenta

Los recién nacidos a veces comienzan a succionar enérgicamente y luego disminuyen la velocidad a medida que se quedan dormidos. Evita que tu bebé se duerma al tomar el pecho estimulándolo ni bien veas que disminuye la velocidad. Si el ritmo de succión disminuye, intenta hacerle cosquillas debajo del mentón. Otra técnica que estimula al bebé para que succione más rápido es comprimir el pecho. Usa la mano que te quedó libre para comprimir el pecho de donde está alimentándose tu hijo. Al comprimir los conductos lactíferos aumenta el flujo de leche. Las compresiones rítmicas hacen que el bebé aumente la velocidad de succión y que succione con más fuerza.

Interrupción del momento de amamantamiento

Si el bebé sigue disminuyendo la rapidez de succión, puede ser de ayuda hacer una breve interrupción para mantenerlo despierto. Interrumpe la succión colocando tu dedo meñique entre los labios del bebé y la areola. Quita el pezón y luego vuélvelo a colocar en la boca del bebé. Tal vez debas hacer esto varias veces para mantenerlo despierto. Para despabilarlo, también puede servir cambiarlo de posición. Por ejemplo, si lo estás amamantando sosteniéndolo contra tu pecho, cambia a una posición menos cariñosa, como por ejemplo la posición donde se sostiene al bebé de costado como si fuera una pelota de fútbol.

Al cambiarlo de pecho

Luego de que el bebé termine de comer de un lado, intenta despertarlo antes de ponerlo en el otro pecho. Algunos bebés se despiertan cuando se los hace eructar. Siéntalo derecho para hacerlo eructar. Si no se despierta luego de hacerlo eructar, cámbiale el pañal. Desvestirlo y pasarle una toallita para bebés fría puede ayudar a despertarlo. Cuando esté completamente despierto, sigue amamantándolo con el otro pecho.

Preocupaciones

Al tratarse de recién nacidos particularmente dormilones, es casi un desafío mantenerlos despiertos lo suficiente como para que coman bien. Debido a que la leche materna se digiere fácilmente, los bebés deben tomar el pecho un mínimo de ocho veces en 24 horas. La cantidad de pañales mojados o sucios marca si el bebé está comiendo lo suficiente. Normalmente, los recién nacidos bajan un poco de peso al principio, pero deberían recuperar su peso de nacimiento para cuando tengan 2 semanas. Si te preocupa que tu bebé se quede dormido cuando toma el pecho, ponte en contacto con un especialista en lactancia o con tu pediatra.

Más galerías de fotos



Escrito por alissa pond mentzer | Traducido por noelia menéndez