Formas cristianas para hablar con un pre- adolescente

Los pre-adolescentes están en una etapa difícil en la vida. La mayoría están empezando a experimentar los signos de la pubertad, lo que implica que no sólo sienten el crecimiento físico y el cambio, sino también los cambios emocionales, psicológicos, sociales y mentales. Con todos estos cambios ocurriendo, generalmente el niño se pregunta cómo tomar buenas decisiones. Si eres el padre de un pre-adolescente cristiano, hablar con él acerca de lo que está viviendo en su casa, en la escuela y en la iglesia a la luz de la fe es una parte importante de inculcar sus valores en su corazón y la mente. Puedes encontrar y compartir los principios cristianos que se aplican a todos los ámbitos de la vida siempre cambiante de un pre-adolescente.

Amistades


"Para tener un amigo debes ser amigable"

Los principios cristianos se aplican a las amistades. Evita sermonear o sonar condescendiente al hablar con un hijo preadolescente sobre la elección de buenos amigos. Ayúdalo a aprender qué valorar en una amistad, señalando los rasgos positivos del carácter sobre una base regular en lugar de tener una larga conversación acerca de cómo elegir los amigos. Es menos probable que el pre-adolescente responda negativamente a las conversaciones no amenazantes que si te opones a sus amigos. El principio bíblico de "Para tener un amigo debes ser amigable" debe ser tu guía. Al hablar con tu hijo acerca de cómo ser un buen amigo con otra persona, estarás mostrando tu forma de ver las mismas características en otros.

Citas y sexo


Cuando se trata de las citas y sexo, la mayoría de los padres evitan tener conversaciones abiertas y honestas.

Cuando se trata de las citas y sexo, la mayoría de los padres evitan tener conversaciones abiertas y honestas. El cristianismo y los principios de la Biblia son claros cuando se trata de relaciones sexuales fuera del matrimonio, por lo que si estás criando a tu hijo en un hogar de la comunidad cristiana, la conversación acerca de tener relaciones sexuales debe comenzar mucho antes de que tu pre-adolescente esté pensando en salir . Responde a las preguntas de como el te pida y dale la información correcta en función de su edad y etapa de desarrollo. Al igual que aprender a elegir buenos amigos, elegir a alguien para salir debe ser primordial. Acércate a sus conversaciones sobre sexo y responde de la manera que lo harías con cualquier otra pregunta que pueda tener. Dale respuestas coherentes y honestas basadas ​​en su cosmovisión cristiana.

Fe


Habla con tu hijo acerca de su fe.

Habla con tu hijo acerca de su fe y por qué hacer el tipo de decisiones que haces es una parte importante del crecimiento del pre-adolescente. Los preadolescentes se encuentran en un momento de sus vidas en que están comenzando a tomar sus propias decisiones acerca de lo que creen y si debe o no aceptar su visión del mundo. Mantener una conversación alegre y sin prejuicios ayuda en la consolidación de su fe. Dar un buen ejemplo y el modelado de los principios cristianos de amor al prójimo y ayudar a los pobres son las mejores maneras de comunicarse con tu hijo preadolescente.

Convertirse en adulto


Puedes elogiarlo, recompensarlo y darle amor incondicional; esto lo animarán en cualquier conversación.

Muchas de las conversaciones que tendrás con tu hijo se referirán a convertirse en un adulto. Tienes que encontrar una manera de incorporar tus principios cristianos en estas conversaciones y ayudar a tu hijo a entender la filosofía cristiana. Dale razones sólidas y coherentes para la responsabilidad adicional y el aumento de las expectativas sobre el. Puedes elogiarlo, recompensarlo y darle amor incondicional; esto lo animarán en cualquier conversación.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por sofia semo