Formas de comer ajo y cebollas crudos

Los expertos en nutrición coinciden en recomendar comer ajo y cebolla crudos para obtener mejores beneficios para la salud. La mejor práctica consiste en picar y aplastar el ajo y la cebolla de 5 a 15 minutos antes de comerlos, que la ruptura de la estructura celular libere los componentes químicos y permita que se mezclen y formen nuevos fitonutrientes. “The Right Nutrition Plan" afirma que "cuanto más fuerte es el olor, mejor para tu salud". La cocina del mundo, desde ensaladas y salsas hasta sopas y platos principales, es una gran fuente de inspiración sobre las formas de comer ajo y cebollas crudos.

Ensaladas y emparedados

Las ensaladas son una opción obvia cuando se trata de encontrar ocasiones para comer ajo y cebollas crudos. Pero más allá de agregar cebolla picada a cada ensalada y ajo pisado a los aliños, algunas recetas los aprovechan al máximo como ingredientes centrales. Por ejemplo, una ensalada clásica griega contiene cebolla roja cortada junto con vegetales, queso feta y aceitunas. Las ensaladas cubanas giran alrededor del aguacate (avocado) y las cebolla cortadas, que pueden realzarse con trozos de piña (pineapple) y jugo de naranja fresco o cilantro y jugo de lima. En el sur de Francia, la ensalada de atún y cebolla con vinagreta de ajo servida en una baguette es conocida como sandwich pan bagnat.

En sopas y para esparcir

Algunas sopas crudas están hechas para comerse frías, mientras que otras pueden calentarse, sin cocinar, antes de comerlas. El refrescante gazpacho contiene tanto cebolla como ajo, mezclados groseramente con tomates, pepinos (cucumbers) o zucchini, pimientos morrones (bell peppers), hierbas y condimentos; prueba con aceto balsámico para dar una sabor más profundo. El mismo concepto o mezclar vegetales crudos se puede aplicar a otras composiciones, incluyendo algunas que son mejores si se comen tibias: ajo, cebolla amarilla, setas (mushrooms) y leche de nuez (nut) o aguacate y agua hacen una sopa cruda exquisita. Para una alternativa más saludable, mezcla cebolla o cebolletas (chives) crudas en una sopa cocida de ajo puerro (leek) y patatas (potatos). El ajo picado, la cebolla de primavera o las cebolletas se pueden esparcir sobre las sopas para decoración y nutrición.

Salsas y aliños

Las salsas y aliños son una buena forma de comer alliums. El guacamole mezcla aguacate y cebolla en un robusto aliño. El alioli es una mayonesa picante francesa que le da un puesto de honor al ajo crudo. Los aliños del Medio Oriente también utilizan ajo crudo, junto con pasta de sésamo y jugo de limón para hacer tahini y garbanzos (chickpeas) para hacer humus. La salsa thai usa cebolla roja y ajo juntos con salsa de pescado, jugo de lima, azúcar y ají fresco, algunas veces mezclados con jengibre fresco.

Guarniciones y platos principales

Mezclar ajo y cebolla crudos en los platos principales cocidos es una forma inteligente de agregar estos ingredientes a la dieta diaria. Agrégalos a la pasta con salsa de tomate o boloñesa, a las patatas y calabazas pisadas o a la quinua o el mijo cocidos. El ajo y las cebollas finamente picados y agregados después de cocinar proporcionan un toque extra a la espinaca cremosa o a los frijoles verdes (green beans) salteados. Lo mismo se puede decir de la cebolla verde y el ajo agregados al "papillote" de pescado y vegetales mediterráneos después de hornearlo en papel vegetal.

Más galerías de fotos



Escrito por chloe hughes | Traducido por maria eugenia gonzalez