Formas de comer aceite de coco

El alguna vez denigrado aceite de coco (coconut) ha hecho su regreso en toda clase de platos. A pesar de los altos niveles de grasas saturadas, este aceite tradicional ahora es considerado una grasa saludable estimada por los científicos así como por aquellos que buscan un sustituto de la mantequilla y las grasas animales en su dieta. Originario del sudeste de Asia, el aceite de coco es un favorito ente los aficionados a la gastronomía que lo usan para todo desde una alternativa vegana a la mantequilla hasta para cocinar y para hornear. El aceite de coco viene en muchos grados y puede disfrutarse de formas incontables.

Productos horneados

El aceite de coco es usado comúnmente como un sustituto vegetal y una alternativa a los lácteos para hornear. El aceite de coco refinado no tiene sabor a coco, y es un sustituto adecuado en los productos horneados como panes rápidos, bollos, magdalenas y hojaldre. El aceite de coco prensado virgen mantiene una sabor intenso a coco que se nota en el producto terminado; es adecuado para algunos casos, pero puede no serlo en otros. Sustituye la mantequilla por aceite de coco en iguales proporciones según lo requerido en la receta. Usa aceite de coco en estado sólido para hacer hojaldres como masas de tartas y galletas que requieren mantequilla fría. Si tu aceite de coco está fundido a temperatura ambiente, mide la cantidad necesaria y ponlo en el refrigerador hasta que endurezca. Contrólalo porque si lo dejas en el refrigerador por mucho tiempo, puede volverse demasiado duro para trabajarlo cuando está frío.

Saltear y freír

El aceite de coco es usado comúnmente para saltear debido a su alto punto de humeo. Se puede usar de la misma forma que los aceites vegetales y de oliva. Úsalo cuando cocines carnes y vegetales fritos, o saltea verduras de hoja amargas en aceite de coco para suavizar su amargor. Asa patatas (potatoes) o batatas en aceite de coco para realzar su aspecto caramelizado. Pruébalo en lugar del aceite vegetal para hacer palomitas de maíz; el aceite de coco sin refinar les dará un inesperado sabor a coco.

Fresco del frasco

Algunas de las mejores formas de consumir aceite de coco no requieren cocción. Unta un poco sobre tus tostadas por la mañana en lugar de mantequilla, o agrega una cucharada a un batido y lícualo. El aceite de coco se puede agregar al café o té en la mañana o simplemente comerse con la cuchara para tener una dosis de grasas saludables. Mezcla aceite de coco en un aliño para ensaladas casero con algunos ingredientes simples o úsalo en lugar del aceite de oliva en el humus. Cuando está en estado líquido, el aceite de coco es un buen sustituto de la mantequilla para los vegetales al vapor.

Salsas espesas y salsas

El aceite de coco se puede usar para hacer una gran variedad de salsa que comúnmente se hacen con aceites, mantequillas, crema o leche. Usa aceite de coco refinado para hacer tu salsa espesa favorita para pollo, pavo o carne con una grasa saludable y sin notar sabor a coco. Opta por aceite de coco virgen para hacer cubiertas para cremas heladas de chocolate, vainilla y butterscotch, así como baños y glaseados batidos que entusiasman con su delicado sabor a coco. El aceite de coco se solidifica a 77 grados Fahrenheit y se endurece instantáneamente en contacto con alimentos fríos como crema helada, agregando atractivo a las salsas para postres frías.

Más galerías de fotos



Escrito por maxine wallace | Traducido por maria eugenia gonzalez