Formas de cocinar rábanos

Si solo conoces a los rábanos como los círculos rojos y blancos que se esconden entre los tomates y los pepinos de tus ensaladas, te sorprenderás al aprender que los rábanos pueden añadir sabor a tu cacerola o a tu pan tostado. Los rábanos son ricos en ácido fólico, potasio y vitamina C y la gama de tipos disponibles van desde los completamente rojos y globosos hasta los rábanos negros picantes y el rábano daikon en forma de zanahoria popular en la cocina Japonesa. Los rábanos son cocinados de mejor manera utilizando los métodos que se usan para su pariente cercano, el nabo. Pueden ser cocidos a fuego lento, salteados, asados, al vapor o pueden ser hervidos.

Estofar

Estofar (cocer a fuego lento en una olla con tapa) produce sabrosos rábanos que son crujientes y tiernos pero no blandos. Para estofar rábanos, remueve cualquier hoja que tengan, y pélalos si lo deseas. Calienta mantequilla y aceite en una sartén grande, agrega los rábanos y vierte algún líquido, de preferencia algún caldo de pollo, res o de verduras, o vino blanco sazonado con vinagre, azúcar, sal y pimienta. Lleva la mezcla a fuego lento, baja el calor, cubre la sartén y espera a que se cocinen hasta que los rábanos estén tiernos, aproximadamente cinco minutos. Retira la tapa y cuece a fuego medio hasta que el líquido se consuma y se haga viscoso y se cubra por los rábanos.

Saltear

Los rábanos pueden ser picados, molidos, rebanados en rodajas o rayados y saltear ya sean solos o acompañados de otra variedad de vegetales en frituras. Los rábanos negros y los rábanos daikon son los tipos de rábano que más comúnmente se utilizan salteados. Ambos adoptan de esta forma el picante, de los sabores penetrante los platillos salteados comunes de Asia, pero si deseas bajar su acidez, pela, sala y lava a fondo los rábanos antes de utilizarlos.

Asar

Como otras raíces vegetales, los rábanos pueden ser asados a altas temperaturas con un mínimo tiempo de sazonamiento y preparación. Mezcla en rodajas, cubos o los rábanos completos con aceite de oliva, sal, pimienta y otros sazonadores y colócalos en una bandeja para hornear engrasada sobre la rejilla central de un horno precalentado a 425 grados. Asa los rábanos de 30 a 45 minutos, utilizando una espátula para voltear y remover los a la mitad del tiempo de cocción, hasta que estén tiernos y dorados. Si quieres asar rábanos con otros productos, elige vegetales con una textura similar al de los rábanos, como los nabos, zanahorias, chirivías o papas para asegurarte de que todos requieren el mismo tiempo de cocción.

Al vapor

Los rábanos al vapor pueden colocarse completamente al vapor sobre 1 o 2 pulgadas de agua hirviendo, y después cubrirlos con una tapa y dejar sin mover de 5 a 15 minutos, dependiendo del tamaño de los rábanos que utilices. Este platillo son una excelente adición a las bandejas de frutas y vegetales y pueden añadirse a las sopas, guisos y otros platillos.

Hervir

Los rábanos completos o rebanados pueden ser cocinados en agua hirviendo por 10 o 30 minutos hasta que estén tiernos y enfriarlos y después comerlos calientes o después del enfriamiento. Después de hervirlos, rebanadas delgadas de un cuarto o media pulgada de cualquier tipo de rábano pueden ponerse en la parrilla hasta que se doren, rociadas con una vinagreta y usados como un entremés inusual o añadirlos a las ensaladas.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por luis manuel montoya