¿Cómo se forman los quistes ováricos?

El término "quiste ovárico" en realidad describe varios tipos de quistes, cada uno de los cuales se forma de diferente manera. El tipo más común, llamado quiste fisiológico, a menudo aparece en los primeros años luego de la pubertad. Los quistes son benignos y solo rara vez se tornan cancerosos. Los quistes ováricos normalmente no requieren ningún tratamiento médico y la mayoría desaparece solo.

Cambios hormonales normales y quistes ováricos

Los cambios hormonales causan un tipo de quiste ovárico llamado quiste fisiológico. Estos quistes se desarrollan en los fetos femeninos, tan pronto como a las 12 semanas de gestación, y son producidos por los cambios hormonales en el cuerpo de la mujer embarazada. En la mayoría de los casos, los quistes fisiológicos fetales desaparecen antes del nacimiento. Los que todavía están presentes al momento del nacimiento desaparecen hacia los 3 meses.

Los quistes ováricos aparecen frecuentemente en las niñas adolescentes. En la adolescencia, los cambios en los niveles hormonales pueden tener un efecto desequilibrante sobre el ovario lo que da como resultado la formación de quistes. Este tipo de desequilibrio hormonal normalmente desaparece antes de los 18 años de edad.

Durante el ciclo menstrual femenino se pueden desarrollar dos tipos de quistes fisiológicos: uno aparece antes de la ovulación y el otro después. En la primera mitad del ciclo menstrual de una mujer comienzan a formarse varios folículos. Uno se convierte en el folículo principal, que normalmente continúa su desarrollo y libera un óvulo maduro. A veces, este folículo permanece como tal y no libera un óvulo. Este folículo puede crecer hasta tener un tamaño considerable y producir dolor.

El segundo tipo de quiste fisiológico aparece luego de que se ha desarrollado el óvulo y ha sido liberado durante la ovulación. El tejido remanente del folículo, ahora llamado cuerpo lúteo, puede convertirse en un cuerpo lúteo quístico. Estos quistes también pueden llegar a crecer hasta tener un tamaño considerable y producir dolor. Si el óvulo liberado no es fecundado y por ende no se implanta, los niveles hormonales caerán, lo que normalmente detiene el crecimiento del cuerpo lúteo quístico.

Otros tipos de quistes ováricos

En el ovario también pueden aparecer quistes no fisiológicos: quistes hemorrágicos y endometriomas. Un quiste hemorrágico se desarrolla cuando el crecimiento de un quiste ovárico rompe un vaso sanguíneo, el cual sangra dentro del quiste y produce dolor. Los quistes hemorrágicos a veces requieren extirpación quirúrgica, aunque muchos desaparecen solos. Los endometriomas son quistes causados por endometriosis, un crecimiento del tejido que reviste el útero en zonas donde no pertenece, como el ovario. También conocidos como "quistes de chocolate" por su contenido líquido oscuro y sanguinolento, los endometriomas pueden tener diferentes tamaños y producir dolor. El médico podría extirparlos si interfirieran con la fertilidad.

Quistes dermoides

Los quistes dermoides son quistes poco comunes; son un ejemplo de una "célula madre ovárica que se descontroló" con toda clase de células como nerviosas, de la piel, dientes o cabellos creciendo dentro de ellos. Estos quistes fueron la primera evidencia real del potencial de la investigación en células madres. Si bien los quistes dermoides pueden a menudo dejarse en su lugar, muchos cirujanos los extirpan, especialmente porque en raras ocasiones pueden volverse cancerosos. Otros médicos los dejan en su lugar a menos que causen dolor.

Más galerías de fotos



Escrito por peter weiss, md
Traducido por paula santa cruz