Forma natural de reducir la grasa corporal

Las pastillas para perder peso, las dietas de moda y la cirugía plástica para reducir la grasa corporal no solamente son métodos riesgosos y costosos, sino que a menudo son de corta duración. Si no integras a largo plazo los cambios saludables en el estilo de vida, recuperarás la grasa corporal. En lugar de recurrir a métodos potencialmente peligrosos para adelgazar, haz que el ejercicio regular y una dieta saludable sean parte de tu vida. Cuando pierdes peso con sensatez disfrutas de los beneficios sin sufrir de esfuerzos excesivos, lesiones o la sensación de privarte de algo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Crea un déficit diario de 250 calorías para perder media libra por semana. Aunque Weight-Control Information Network indica que se puede perder con seguridad hasta 2 libras por semana, perder sólo 1/2 libra es más fácil, ya que requiere un mínimo de ajustes en tu dieta y rutina diaria.

  2. Limpia tu dieta para reducir el número de calorías que estás consumiendo. Los pequeños cambios pueden tener un gran impacto. Cambia los alimentos ricos en calorías no saludables por alternativas bajas en calorías saludables. Por ejemplo: bebe agua en lugar de bebidas alcohólicas y refrescos, consume bocadillos de frutas y verduras en lugar de galletas y papas fritas. Dale preferencia a los productos lácteos reducidos en grasa, frutas, cereales integrales, verduras y proteínas magras.

  3. Realiza 30 minutos de ejercicio cardiovascular moderado cinco días a la semana para quemar calorías. De acuerdo con Harvard Health Publications, una persona que pesa 155 libras puede quemar 167 calorías caminando a una velocidad de 4 mph, 220 calorías practicando ciclismo o remo y 112 calorías jugando voleibol. Haz ejercicio con un amigo y encuentra actividades que te gusten para que tengas ganas de hacerlo.

  4. Incorpora más actividad física en tu vida diaria para promover la quema de calorías. Esto puede compensar las sesiones de cardio omitidas o incompletas, o dar como resultado la pérdida de peso adicional con el mínimo esfuerzo. Las tareas de la casa como cortar el césped, lavar el coche o aspirar el piso pueden promover la quema de calorías. En otro lugar puedes tomar las escaleras en lugar de los ascensores o estacionarte más lejos de tu destino y caminar.

  5. Levanta pesas durante media hora en dos o tres días no consecutivos de la semana. Harvard Health Publications establece que una persona que pesa 155 libras puede quemar hasta 112 calorías por sesión con el beneficio adicional de que el entrenamiento de fuerza impide la pérdida de tejido muscular cuando se pierde peso. En comparación con la grasa, el tejido muscular quema más calorías, incluso cuando estás en reposo. Realiza 10 repeticiones de 15 ejercicios que trabajen los grupos musculares grandes. Por ejemplo: haz estocadas (lunges) con mancuernas y sentadillas (squats), prensas de banca (benche press), abdominales (crunches), prensas hacia arriba (overhead press) y remo con barra (bent-over row). A medida que te hagas más fuerte, aumenta el peso o añade más repeticiones o series.

  6. Duerme de siete a ocho horas cada noche para controlar las hormonas que regulan el hambre en tu cuerpo. De acuerdo con Harvard School of Public Health, la falta de sueño estimula las hormonas que desencadenan los antojos de comidas poco saludables haciéndolos difíciles de controlar. Adicionalmente, estar despierto más tiempo también te da más tiempo para comer.

Consejos y advertencias

  • Divide tu sesión de cardio de 30 minutos en tres sesiones de 10 minutos a lo largo del día si no puedes hacer una sesión completa de una vez.
  • Consulta con un médico antes de cambiar tu dieta o comenzar una nueva rutina de ejercicio, especialmente si has estado inactivo, tienes una lesión o tienes un problema de salud.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly caines | Traducido por maria del rocio canales