La forma más rápida de correr más rápido

Ya sea que eres un corredor experimentado o un principiante, en algún momento te preguntarás cómo mejorar tu velocidad. Correr es un deporte de alto impacto que algunas veces lleva a la fatiga física o mental. Con algunos arreglos en tu entrenamiento, te encontrarás corriendo de forma más inteligente y rápido en muy poco tiempo.

Frecuencia

Apunta a correr cinco días cada semana. Ve a la piscina o a una bicicleta una vez por semana para una entrenamiento cruzado saludable. Elige un día cada semana para descansar, y tómalo muy en serio. Si haces algo en lo absoluto, estira, ponte hielo o toma un baño de sales Epson para reducir cualquier hinchazón en tus músculos. Recuperarás en velocidad lo que entregues en descanso.

Forma

Es común que te "distiendas" mientras golpeas el pavimento, pero intenta prestar atención a tu forma de correr cada algunos minutos. Carga tu aparato musical con música que tenga 180 pulsaciones por minuto, ya que a esa velocidad debe ir tu paso, según Greatist. Tus glúteos deberían estar para adentro, con tus piernas directamente debajo de tu cuerpo. Emplea tus músculos del centro para eliminar cualquier compensación con tus piernas. Tus brazos deberían moverse hacia adelante y hacia atrás en ángulos de 90 grados, evita la tentación de moverlos de lado a lado. Tu cara, cuello y hombros deberían estar relajados.

Paso

Varía tus ejercicios. Ve a una pista o una cinta para ejercicios de velocidad. Esto podría ser cualquier cosa desde 400 metros, una vuelta alrededor de la pista, a 800, dos vueltas, o repeticiones. Los cambios de velocidad son otra forma de jugar con la misma; corre lo más rápido posible por unos minutos, luego baja la velocidad, y repite. Tómate otro día para hacer corridas de tiempo, que son más largas y lentas que los ejercicios de velocidad, pero más rápidas que tu paso normal. Debería ser difícil hablar durante tu ejercicio de tiempo. Estos ayudan a tu cuerpo a volverse más eficiente en el uso de oxígeno. Las colinas, corridas de larga distancia y corridas lentas de recuperación ayudan a tu kilometraje de corrida semanal.

Fuerza

Correr rápido requiere fuerza. Agrega una sesión de pesas en tu régimen de entrenamiento, tal vez en un día fácil de recuperación de correr. Los corredores no necesitan volumen, sin embargo, así que concéntrate en muchas repeticiones con poco peso, o incluso puedes usar solo tu peso corporal. El tablón (plank), tablón de costado, sentadillas (squats) y embestidas (lunges) de atrás, costado y frente, elevaciones de pantorrillas y flexiones de brazos (push-ups) son todas geniales para los corredores.

Dieta

Aliméntate apropiadamente con hidratos de carbono complejos, proteínas adecuadas y muchas frutas y vegetales. Apunta a "comer un arco iris" cada día. La leche con chocolate, bananas con mantequillas de frutos secos, avenas y licuados de proteínas son todos deleites populares para después de correr. Limita las comidas procesadas y azúcares, ya que necesitas un flujo constante de energía. Cuando corras largas distancias, no olvides volver a cargar energía en el camino. Los geles, barras y masticables todos ayudan a evitar el agotamiento de las reservas de glucógeno

Más galerías de fotos



Escrito por jordan bucher | Traducido por lautaro rubertone