Forma correcta de golpear en boxeo

Los distintos golpes básicos del boxeo (el jab, derecha recta, gancho de izquierda y gancho) requieren de una forma ligeramente diferente de ejecución. Todos los golpes implican la coordinación de la colocación de las piernas y los pies, la cadera y la rotación de los hombros y los movimientos de los brazos, las muñecas y los puños. Al aprender buena forma, se logra la máxima potencia con el mínimo esfuerzo. Para evitar lesiones, presta atención a la regla del 95 por ciento, en la que extiendes el codo sólo hasta el 95 por ciento al hacer cualquier tipo de golpe, de acuerdo con la "Fitness Instructor Training Guide” (Guía para el instructor de entrenamiento) de Cheryl Hyde. Si tus piernas empiezan a cansarse durante los simulacros de ejercicios, pausa unas cuantas contadas para recuperar y mantener una postura correcta.

El jab

El jab es una forma de medir la distancia entre tú y tu oponente, y te permite configurar una combinación de golpes. Si puedes golpear a tu oponente con un jab, estás lo suficientemente cerca para golpear. Al hacer uno, mantente enfocado en la velocidad y la presión. Coloca los pies al ancho de los hombros con las rodillas ligeramente dobladas. Pon el pie izquierdo por delante y levanta el talón de tu pie trasero. Con las caderas giradas, tu hombro izquierdo debe estar a la vanguardia. Mantén tus manos delante de tu cara con tu puño izquierdo en la parte delantera. Para tirar el jab, da un paso adelante con el pie izquierdo y empuja el brazo izquierdo en una trayectoria recta a la altura del hombro. Imagínate la extensión de tu brazo a través de un tubo. Gira el puño para que tus nudillos estén planos y la palma hacia abajo. En el extremo del golpe, gira el puño en un movimiento brusco. Saca rápidamente el brazo izquierdo y el pie izquierdo trasero en posición de combate para prepararte para otro golpe.

Látigo con la derecha recta

La derecha recta es un golpe de energía, que impulsa la bola de tu pie trasero. Para llevar a cabo un golpe de derecha recta, comienza en la misma posición de partida que el jab. Sin embargo, vas a lanzar un golpe con el brazo derecho en lugar del izquierdo. Gira el pie derecho, gira las caderas hacia la izquierda y el saca rápidamente tu hombro derecho hacia adelante. Extiende tu brazo derecho a la altura del hombro, girando tu puño y encájalo en el extremo del golpe. Mantén las caderas cuadradas y hacia el frente. Rápidamente lleva el brazo a la posición inicial de la misma manera que lo hiciste con el jab. Evita dejar caer el brazo a tu regreso, ya que arruinará tu técnica. La fuerza detrás de la derecha recta se deriva del látigo sincronizado de los hombros y de la rotación de las caderas.

Desafío del gancho

El gancho de izquierda es el más complejo de los golpes. Orientado a la mejilla de tu oponente, tira este golpe desde el costado. Comienza en posición de combate. Gira el hombro izquierdo un poco hacia atrás para cerrar. Gira en sentido contrario, o en sentido horario, girando el pie hacia atrás y levantando el talón de tu pie delantero. Trae tu codo izquierdo hacia arriba y afuera a la altura del hombro. Mete el brazo en una curva en la parte delantera de la cara con el codo flexionado a 90 grados. Después de lanzar el golpe, saca rápidamente tu brazo izquierdo hacia atrás y vuelve a la posición de combate. Evita barrer el brazo haciendo un gran arco. Mantén el arco pequeño y céntrate en la velocidad y el movimiento explosivo.

Gancho compacto

Cuando estás nariz con nariz con tu oponente en el cuadrilátero, el gancho es un golpe efectivo. La idea es conducir tu puño a la barbilla de tu oponente. Para realizar un gancho, dobla tu rodilla derecha y baja el hombro derecho para estar ligeramente agachado. Empuja la bola de tu pie trasero, girando las caderas hacia delante. Gira el hombro derecho, trayendo tu codo quede a la altura de la cintura. Abriéndote paso con las piernas y las caderas, entrega el golpe hacia arriba. En el pico del movimiento, la palma debe estar hacia ti.

Más galerías de fotos



Escrito por kay tang | Traducido por franco castro