La forma en que el ballet mejora tu condición física

Si te entusiasma la perspectiva de tener músculos magros más largos y un modo de andar más elegante, una clase de ballet para adultos podría ser más atractiva que el gimnasio local. Por otro lado, el proceso de aprendizaje para quienes comienzan es un poco complicado: se necesita tiempo para aprender el vocabulario que se maneja en el ballet y dominar incluso los pasos básicos y combinaciones de movimientos. Mientras te esfuerzas en la clase, mantén a la vista las recompensas. Con el tiempo, el ballet puede ayudar a mejorar tu condición física.

Entendiendo la condición física

Practicar el ballet implica, en mayor o menor medida, todos los componentes de una condición física saludable (composición corporal, resistencia cardiovascular, fuerza muscular, flexibilidad y resistencia muscular) y la aptitud en el movimiento: (potencia, velocidad, agilidad, equilibrio y coordinación). Mejorar tu aptitud motora practicando ballet puede mejorar tu rendimiento en el campo de fútbol, pista de atletismo, pista de hockey y cancha de racquetball.

El factor de la fuerza en el ballet

Los ejercicios del ballet hacen tu cuerpo más fuerte, desde los pequeños músculos de los pies a los músculos más grandes de la espalda, glúteos y pantorrillas. La técnica del ballet clásico consiste en pararse sobre los antepiés o la punta de los dedos y levantar las piernas desde la articulación de la cadera hacia el frente, a lado y atrás. La constante repetición de estos ejercicios acumula una considerable fuerza en áreas específicas, sobre todo en la cadera, la pierna, el tobillo y el pie; sin embargo, los beneficios del ballet para aumentar la fuerza son limitados. Las bailarinas son notoriamente débiles en sus brazos, isquiotibiales y cuádriceps. De hecho, el entrenamiento en el ballet ocasiona desequilibrios en la fuerza que a veces ocasiona lesiones. Reconociendo que la práctica del ballet por sí sola no es suficiente para protegerse de lesiones, muchos bailarines trabajan con pesas, asisten a clases de pilates y participan en otras actividades para fortalecer más el torso y las piernas.

La condición cardiovascular en el ballet

Una clase de ballet típico consiste en cortos periodos de movimiento muy vigoroso que pueden dejar una bailarina jadeando en busca de aire. Por otro lado, esos vigoroso periodos de ejercicio se intercalan con movimientos lentos y momentos de inactividad mientras el maestro muestra los ejercicios o las correcciones. Una gran parte de lo que sucede durante la clase pone poca demanda en el corazón y los pulmones de un bailarín. Como resultado, quienes practican ballet a menudo demuestran los bajos niveles de condición cardiovascular. Debido a que las clases por sí solas no pueden preparar a los bailarines para las demandas aeróbicas más altas de los ensayos y las actuaciones, ellos a menudo complementan sus estudios de ballet con actividades de cardio más intensas como correr, nadar o utilizar máquinas elípticas.

Las grandes ventajas del ballet

Las ventajas del ballet consisten en la mejora del equilibrio, la agilidad y la coordinación. Con el tiempo, las combinaciones de los complejos movimientos, giros rápidos, juego de pies y elevaciones de pierna pueden mejorar tu condición en estos aspectos. Incluso si estás comenzando a practicarlo siendo ya adulto, puedes esperar significativos beneficios en estas áreas si eres constante, de acuerdo con Eliza Gaynor Minden, ex bailarina y autora de The Ballet Companion (El acompañante del ballet).

Obteniendo más beneficios

Tomar una clase de 45 minutos a la semana podría ser ideal para eliminar el estrés después del trabajo, pero practicar el degagé una vez a la semana probablemente no producirá los resultados que deseas. Las mejoras en la postura, fuerza, flexibilidad y velocidad toman tiempo y constancia. Para obtener mejorías obvias tendrás que tomar dos o tres clases a la semana durante varios meses. Cuando estés en clase, maximiza tu tiempo allí enfocándote y prestando especial atención a las correcciones de tu instructor. Quedarte después de la clase para estirar, trabajar con herramientas de resistencia y practicar pasos o combinaciones difíciles te ayudará a mejorar tu condición física más rápidamente.

Más galerías de fotos



Escrito por judy fisk | Traducido por maria del rocio canales