Cómo flotar sobre tu estómago

Aprender a flotar es el primer paso para aprender a nadar. Tal como explica el artículo titulado "Cómo flotar para nadar" en el sitio web iSport Swimming, cualquier cosa con una densidad mayor que la del agua se hundirá. Sin embargo, la densidad en el cuerpo humano es un tercio menor a la del agua, lo que hace que sea posible que flotes. Para las personas con una mayor densidad muscular usualmente es más difícil flotar, mientras que para las que tienen una mayor capacidad pulmonar es más fácil. Sin embargo, la mayoría de personas puede aprender a flotar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Párate en la parte poco profunda de la piscina.

  2. Respira profundamente y aguanta la respiración. Dóblate por la cintura e inclínate hacia adelante hasta que tu cara esté en el agua. La mitad de tu cabeza debe estar bajo el agua y la otra mitad sobre ella.

  3. Levanta un pie, y luego el otro, del suelo de la piscina y estira tus piernas detrás de ti de tal forma que estés boca abajo en el agua.

  4. Arquea tu espalda ligeramente y empuja un poco a tu abdomen hacia abajo.

  5. Relaja tus brazos y piernas.

  6. Exhala lentamente, formando burbujas en el agua.

  7. Gira tu cabeza hacia un lado sin levantarla del agua para inhalar. Después de respirar, gira tu cabeza para estar de nuevo boca abajo.

Consejos y advertencias

  • La triatleta Sara McLarty, en un artículo sobre aprender a nadar en el sitio web Beginner Triathlete, recomienda que no intentes mantenerte encima del agua. Recomienda simplemente relajarte y dejar que el agua te sostenga.
  • Usa gafas de natación, si lo deseas, para poder abrir tus ojos fácilmente y ver bajo el agua mientras flotas sobre tu estómago.
  • Si no sabes cómo nadar, aprende a flotar en una piscina poco profunda en la que puedas pararte con tu cabeza sobre el agua. Siempre debe haber presente un instructor de natación, un salvavidas u otra persona que sepa nadar y ayudarte en caso de emergencia.

Más galerías de fotos



Escrito por kelly morris | Traducido por ana maría guevara