Flexiones que causan dolor

Cuando tratas de mejorar tu salud con un pequeño presupuesto, las flexiones se pueden convertir en una rápida forma de darle forma a tus brazos, hombros y pecho sin tener que invertir en equipamiento para ejercicios o una costosa membresía en un gimnasio. Sin embargo, como cualquier tipo de ejercicio de entrenamiento de fuerza, hay riesgos de que las flexiones puedan causar algún tipo de dolor al cuerpo, especialmente si se las hace de forma incorrecta.

Causas del dolor

El dolor durante y después de hacer flexiones puede ocurrir por varias razones, que van desde la construcción de músculo natural hasta tensiones o lesiones. Una causa común del dolor es el dolor muscular de aparición tardía (en inglés, delayed onset muscle soreness o DOMS), que puede causar dolor horas o incluso días después de un entrenamiento debido a los músculos no acondicionados. Otra zona de dolor común asociada con las flexiones son las muñecas, donde el peso de cuerpo sobre tus muñecas dobladas puede causar tensiones, lo que puede dar como resultado dolor e inflamación. El dolor también se puede desarrollar si entrenas excesivamente los músculos, tendones y ligamentos e los brazos, hombros y pecho tratando de realizar más flexiones que las que tu cuerpo puede realizar. En algunos casos, esto puede resultar en una lesión seria.

Tratamiento

Cuando experimentas dolor muscular después de una sesión de flexiones, es importante utilizar el método RICE para reducir la inflamación y ayudar a tratar el dolor. Este método consiste en descanso (rest), hielo (icing), compresión (compression) y elevación (elevation). Primero, descansa la zona no haciendo flexiones u otros ejercicios de entrenamiento de fuerza que utilicen el músculo afectado hasta que el dolor comience a desaparecer. Segundo, coloca hielo en la zona para ayudar a reducir la inflamación. Tercero, coloca una venda en la zona afectada. Finalmente, eleva la zona por encima del nivel del corazón, si es posible, para ayudar a que fluya la sangre fuera de la zona de inflamación. Las medicaciones para el dolor de venta libre también pueden ser útiles para terminar con el dolor.

Prevención

Existen varias formas para ayudar a prevenir o minimizar el dolor que se puede desarrollar por hacer flexiones. Una forma de comenzar a trabajar lenta y gradualmente a calentarse es hacer repeticiones más altas. Esto le permite a tu cuerpo desarrollar la fuerza muscular necesaria para realizar un mayor número de flexiones en cada sesión. También puedes hacer flexiones de rodilla o pared simplificadas hasta que desarrolles la fuerza muscular para las flexiones tradicionales. Calentar los músculos realizando otras actividades, como círculos de brazo o estiramientos, antes de realizar las flexiones también puede ayudar a prevenir el dolor muscular haciendo que los músculos y otros tejidos conectivos sean más flexibles y menos propensos a lesiones.

Dispositivos de ayuda

Existen varios dispositivos en el mercado que pueden ayudar a reducir el posible dolor proveniente de las flexiones, especialmente en las muñecas. Si experimentas regularmente dolor en las muñecas durante o después de hacer ejercicios, considera la posibilidad de realizar flexiones elevadas tomando un par de mancuernas en lugar de colocar las palmas planas en el suelo. Los dispositivos comerciales como Perfect Pushup también han sido diseñadas para ayudar a reducir la presión en las muñecas, pero, según el American Council on Exercise, estos dispositivos pueden causar inestabilidad, lo que puede desencadenar problemas para los que tienen hombros débiles o lesionados.

Más galerías de fotos



Escrito por chris sherwood | Traducido por aldana avale