¿Hacer flexiones de brazos fortalece la espalda?

Escrito por Kimberly Caines | Traducido por Lautaro Rubertone
Cuando se hacen correctamente, las flexiones de brazos pueden fortalecer tu espalda.

Aunque las flexiones de brazos fortalecen principalmente el pecho, hombros y brazos, también fortalecen tu espalda. Cuando haces una flexión de brazos, debes involucrar tu centro, lo cual incluye tus músculos abdominales, estabilizadores de muslo y espalda dorsal, que es parte del grupo del músculo erector de la columna que corre desde tus muslos hasta la base de tu cráneo. Estos músculos ayudan a estabilizar tu cuerpo cuando haces flexiones de brazos, siempre y cuando mantengas una forma de ejercicio apropiada, puedes efectivamente fortalecerlos.

Recuéstate con tu estómago en el suelo. Pon tus manos ligeramente más amplias que la altura de tus hombros y flexiona tus pies para que puedas soportarte sobre tus dedos. Luego empuja con las palmas de tus manos para extender tus brazos y regresa a la posición original.

Aprieta tus abdominales y baja tus omóplatos y espalda para ayudar a mantener la espalda recta. Evita dejar caer la panza al suelo o redondear o arquear tu espalda. Mira al suelo frente a ti y mantén los muslos abajo, no empujes con la cola en el aire. Verifica con un espejo para asegurarte de que tu cuerpo esté alineado desde tus orejas y hombros hasta tus muslos, rodillas y tobillos. Debería quedar en línea recta.

Dobla tus codos y baja suavemente tu cuerpo hacia el suelo, liderando el movimiento con tu pecho. Tu cuerpo debería moverse completamente y siempre mantenerse en línea recta.

Empuja con las palmas cuando tus brazos superiores estén casi paralelos al piso y devuelve tu cuerpo a la posición inicial. Evita trabar completamente tus codos, mantenlos siempre un poco doblados, e inmediatamente comienza la siguiente repetición. Haz tantas flexiones de brazos como puedas hasta que tus músculos se cansen o ejercita haciendo 8 a 12 repeticiones en 2 o 3 series.

Consejo

Inhala al bajar y respira al subir, asegurándote de exhalar en la parte de arriba del movimiento.

Si no puedes hacer flexiones de brazos con las piernas estiradas, dobla tus rodillas y apóyalas en el suelo.

Entra en calor por 5 o 10 minutos de ejercicios cardiovasculares ligeros antes de hacer flexiones de brazos, o haz flexiones en el medio de tu ejercicio cuando tus músculos ya estén entrados en calor.

Descansa por al menos 48 horas entre ejercicios para que tus músculos tengan suficiente tiempo de recuperación.

Advertencias

Consulta con un médico antes de comenzar una nueva rutina de ejercicio, particularmente si eres nuevo para los ejercicios o si tienes alguna condición médica o lesión.