Cómo flexionar los tobillos al esquiar

El balance es la clave para esquiar. Un novato puede aprender las técnicas básicas, pero sin un buen balance, los giros asociados al esquí alpino serán difíciles de lograr. Los tobillos, específicamente la flexión de la articulación, son la base del balance. Flexionarlos significa doblarlos en el ángulo adecuado para poder girar o, en caso del cross-country skiing, ayudar con el ahorro energético.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Párate firmemente con las plantas de los pies en las botas. Esta posición fuerza a los tobillos y rodillas en una posición recta, desde la cual puedes comenzar a flexionar.

  2. Flexiona las rodillas levemente mientras mantienes la espalda levemente encorvada. Lar rodillas deben estar alineadas con los dedos de los pies.

  3. Intenta levantar el metatarso -desde el medio del pie a los dedos - dentro de las botas. Las botas de esquí son duras y no podrás mover mucho el pie, pero esta acción provoca que el tobillo se flexione.

  4. Flexiona los tobillos gradualmente cuando giras en lugar de flexionarlos de golpe. Una flexión progresiva y profunda mejora el balance y te da más control al doblar.

Consejos y advertencias

  • Las pantorrillas de las botas varían en dureza y pueden afectar la facilidad con la que flexionas los tobillos. Elige una bota más suave para una flexión más profunda. Las botas más duras pueden limitar el movimiento del tobillo, pero permiten tener más control a gran velocidad. Las botas con pantorrillas ajustables te darán lo mejor de cada opción: buena flexión y precisión.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por mariela rebelo