Flavonoides del té verde y arterias coronarias

La reputación del té verde para mejorar la salud humana se remonta a la antigüedad. Según el “American Family Physician", de abril de 2009 después del agua, el té verde es la bebida más frecuentemente consumida en el mundo, y los extractos del té verde se han convertido en un popular suplemento dietético en los Estados Unidos. Los efectos saludables del té verde supuestamente nacen de sus compuestos polifenólicos llamados flavonoides, de los cuáles el galato de epigalocatequina o EGCG, es el más ampliamente estudiado.

Constituyentes del té verde

Además del EGCG, el té verde contiene una variedad de otros ingredientes, muchos de los cuales pueden conferir sus propios beneficios para la salud. La cafeína del té verde, teaflavinas, teanina y teobromina ejercen sus propios efectos fisiológicos. Sin embargo, los científicos han concentrado sus esfuerzos en los polifenoles del té verde, que representan el 20 a 45% del peso seco del mismo, y se han centrado específicamente en las catequinas, a las que se le han atribuido propiedades anticáncer, antidiabética, anti-inflamatorias y reducen el colesterol.

Sindrome metabólico, enfermedad cardíaca y té verde

Una revisión de 2010 en el "Journal de la American College of Nutrition" informa que el té verde ejerce efectos beneficiosos en personas con síndrome metabólico, que es una constelación de características que incluyen la obesidad abdominal, presión arterial alta, resistencia a la insulina y lípidos sanguíneos anormales. El síndrome metabólico ha sido identificado como uno de los principales factores de riesgo de cardiopatía coronaria, y las terapias que mejoran este síndrome han demostrado que reducen el riesgo de enfermedad cardíaca.

Té verde, LDL y enfermedad arterial

El papel del colesterol LDL en la inflamación arterial y aterosclerosis o endurecimiento de las arterias, está bien establecido. Uno de los pilares de la terapia para personas con riesgo de enfermedad cardíaca, como así también para aquellos que ya la tienen, es una reducción del colesterol LDL. Una revisión de 2009 en los “Current Atherosclerosis Reports” sugirió que las catequinas del té verde pueden disminuir el LDL, y un estudio de 2010 en el “Journal of Applied Physiology” demostró que el EGCG del té verde redujo el daño inflamatorio que el LDL provoca en las células que recubren las arterias.

Consideraciones

La mayoría de la evidencia apunta a los beneficios de los flavonoides del té verde para la prevención de la enfermedad coronaria proviene de estudios epidemiológicos, y se han realizado relativamente pocos ensayos clínicos en humanos. Sin embargo, las investigaciones alrededor de EGCG y otros polifenoles del té verde son prometedores. Si tienes enfermedad del corazón, o si estás en riesgo, habla con tu médico acerca de si el té verde puede ser beneficioso para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por marcela carniglia