La fisiología del estiramiento muscular

Estirar tus músculos es muy benéfico para ellos. Estirarte cada día aumenta tu flexibilidad, mejora tu desempeño atlético y reduce el riesgo de heridas durante otras formas de actividad física. Estirar un músculo lo hace más fuerte, de acuerdo al "Journal of Applied Physiology". Hacer ejercicios de estiramiento de forma regular aumenta tu rango de movimiento y alinea el tejido dentro de las fibras musculares. La acción de estirar tiene lugar dentro del tejido muscular, en el punto donde los músculos se unen con los huesos.

Función

Los huesos protegen tus órganos y dan soporte a tu cuerpo. El músculo esquelético permite el movimiento de los huesos en zonas pivote, llamadas articulaciones, mediante grupos musculares que actúan en conjunto para generar movimiento. Los ligamentos conectan los músculos al hueso. Algunos músculos se contraen para jalar a los huesos, mientras que otros se relajan para permitir el movimiento. Estirarlos aumenta tanto la fase de contracción como la de relajación al reorganizar las fibras musculares para que puedan trabajar una con otra.

Encogerse y estirarse

Los músculos obtienen la fuerza necesaria para mover los huesos mediante la acumulación de un efecto de estiramiento-encogimiento. Una célula que se encoge no puede mover a un hueso, pero cientos de estas forman un tejido, y grandes áreas de tejidos ejercen la fuerza suficiente para mover al hueso dentro de la articulación. El estiramiento actúa de la misma forma, sólo que en sentido opuesto. La longitud total del músculo depende del número de fibras estiradas; por lo que a mayor número de fibras estiradas, más capacidad del músculo para estirarse.

Fisiología

Los músculos son capaces de contraerse y de estirarse debido a su fisiología única. Los músculos están compuestos de muchas bandas de tejido conocidas como fascículos, como se puede ver en los cortes de carne. Cada fascículo está formado por grupos de fibras musculares, las cuales, a su vez, contienen miles de miofibrillas. Las miofibrillas son estructuras filamentosas que son capaces de contraerse, relajarse y estirarse. Dentro de cada miofibrilla hay millones de bandas colocadas una al lado de otra, conocidas como sarcómeros. Los sarcómeros están conformados por miofilamentos gruesos y delgados. Cuando estos se contraen, los miofilamentos gruesos y delgados se superponen, causando la contracción muscular. Las contracciones musculares causan un aumento de superposición de los miofilamentos. El relajamiento de un músculo causa una disminución en la superposición de miofilamentos, lo que permite a las fibras musculares alargarse. Una fuerza de estiramiento adicional aplica tensión a los ligamentos que unen el músculo al hueso. Conforme el movimiento de estiramiento aumenta la tensión en el tejido conectivo, las fibras de colágeno dentro de este se alinean en la misma línea de la fuerza de tensión.

Beneficio

El movimiento de estiramiento alinea al músculo desorganizado, así como a las fibras de tejido conectivo. Heridas y contracturas causan una alineación errónea de las fibras de tejido conectivo. La terapia física incluye específicamente ejercicios de estiramiento debido a esta acción de alineamiento de las fibras en el tejido conectivo dañado.

Más galerías de fotos



Escrito por lynn hetzler | Traducido por karly silva