Física de lanzar la javalina

Lanzar una jabalina involucra fuerza, velocidad y técnica. Si un lanzador es deficiente en alguno de estos aspectos, aún así puede ser competitivo. Sin embargo, para ser un lanzador de jabalina de elite, un atleta debe ser fuerte, rápido y tener una técnica y conocimientos tremendos sobre cómo vuela una jabalina.

Historia de la jabalina

El lanzamiento de jabalinas ha existido desde los juegos ancestrales. No fue hasta 1780 que fue lanzada estrictamente compitiendo distancias en los juegos olímpicos. En 1986 la jabalina que era utilizada en las competencias olímpicas fue modificada, obligando a los lanzadores a cambiar su ángulo de lanzamiento.

Centro de gravedad y presión

Los dos factores más importantes involucrados en la física de lanzar una jabalina son el centro de gravedad y el centro de presión. El centro de gravedad está cerca de la empuñadura y no cambia durante el lanzamiento. Existe un dicho popular de cómo lanzar una jabalina: “lanzando a través de la punta”, que significa lanzar a través de la empuñadura o centro de gravedad. El centro de presión es la fuerza aerodinámica de arrastre y sustentación sobre la jabalina. El cambio en 1986 tornó mucho más fácil lanzar y medir las jabalinas, debido a que su centro de presión fue trasladado detrás de su centro de gravedad.

Angulo de ataque

Lanzar con el ángulo de ataque óptimo es lanzar la jabalina en el ángulo al cual el aire fluye con la mayor eficiencia alrededor de la jabalina. Para producir máxima distancia, la jabalina debe ser lanzada con el ángulo de ataque para minimizar el arrastre y maximizar la sustentación y velocidad. El ángulo de ataque lanzando con un viento en contra el ligeramente más hacia abajo ocasionando menor sustentación que cuando una jabalina es lanzada con viento a favor.

Angulo de lanzamiento


Cada lanzador tiene un ángulo de lanzamiento diferente para lanzar a una distancia óptima.

No existe un ángulo que garantizará la mayor distancia en cada lanzamiento. La velocidad del viento y su dirección cambian el ángulo de lanzamiento óptimo de manera significativa. También la fuerza y velocidad que puede producir el lanzador cambia la dirección en la cual debe ser lanzada la jabalina. Antes del cambio en las jabalinas de 1986, algunos de los mejores lanzadores del mundo utilizaban un ángulo tan pequeño como 30 grados pero mayor velocidad debido a que podían sostener durante más tiempo la jabalina, produciendo más fuerza. Los lanzadores de elite aún emplean este método, sin embargo el método más común consiste en lanzar la jabalina con un ángulo aproximado de 40 grados, ocasionando mayor sustentación y vuelo a la jabalina.

Más galerías de fotos



Escrito por judson brooker | Traducido por alejandro schaller