Qué firmeza de colchón es mejor para un niño

Realizar el cambio de la cuna a la cama es una gran transición para un niño y sus padres. Una vez que decidas que tu niño está listo para este cambio, existen algunas opciones de colchones a considerar. No hay una firmeza de colchón que sea mejor para un niño pequeño. Cada opción disponible varía en la firmeza, pero sigue siendo una opción segura y cómoda para tu hijo. Según lo que elijas puede depender la actitud de tu hijo hacia el cambio, el espacio disponible y el gasto.

Colchón de cuna

En general existen dos tipos de colchones de cuna, el de espuma y el de resortes, cada uno de los cuales son aptos para bebés y niños pequeños, dice Consumer Reports. Ambos son muy firmes, lo cual es importante ya que evitan que los bebés se hundan en ellos. Muchos padres optan por utilizar el colchón de la cuna en la cama del niño hasta que el niño tenga 2 o 3 años de edad y esté listo para pasar a una cama más grande, ya que los niños todavía buscan esta firmeza para estar cómodos. Una cama de niño es parecida a una cama normal, con la diferencia de que está más cerca del suelo y viene con rieles laterales. La mayoría de las camas de niños se ajustan a los colchones de las cunas.

Colchón convertible

Algunas cunas vienen con la opción de comprar un colchón convertible. Estos colchones tienen una firmeza extra para los bebés de un lado y son más suaves del otro. Según Consumer Reports, el lado más blando para los niños está hecho de espuma estándar o espuma de memoria viscoelástica. Los colchones convertibles pueden utilizarse ya sea en una cuna que se convierte en una cama de niño o en una cama normal de niño. Estos colchones son generalmente más caros que un colchón de cuna regular.

Colchón regular

Algunos padres optan por comprar para sus hijos una cama "twin", que pueda llegar a ser una cama de niño poniéndole rieles a los lados si fuera necesario. Al comprar un colchón regular, busca un colchón con resortes internos más suaves. Los colchones más suaves se ajustarán al cuerpo del niño, que es mucho más ligero que el de un adulto.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica benzaquen | Traducido por luis alberto fuentes schwab