Cómo conseguir una figura de ballet

Además de su elegancia durante sus actuaciones, las bailarinas son también conocidas por sus figuras flexibles y delicadas. Las mujeres que se entrenan en ballet a menudo desarrollan músculos largos y delgados que les ayudan a mantenerse mientras posan con sus movimientos elegantes del baile. Aunque la genética tiene un papel importante en que el cuerpo de una persona sea flexible y delgada, puedes seguir algunos pasos para adelgazar y enderezar tu postura. Para conseguir la imagen de bailarina sin ponerte de puntas, enfócate en tus ejericicios que quemarán grasa y mejorarán tu postura.

Perfecciona tu postura

La pose es básica para cualquier bailarina, por lo que buscar rutinas que fortalezcan tu centro te ayudarán a reforzar tu cuerpo. Yoga es excelente para relajar tus músculos y mejorar la flexibilidad de tus articulaciones. Al trabajar en tus poses como la de "perro cabeza abajo" (downward dog) y triángulo, estarás mejorando el rango de tus movimientos musculares en tus piernas, espalda y brazos mientras abres tus hombros para evitar una postura encorvada y jorobada. De igual manera, Pilates también retará tu centro para formar un fuerte sistema de apoyo para tu postura.

Enfócate en grupos de músculos específicos

Las bailarinas desarrollan fuertes músculos para impulsarse en saltos y mantener sus posturas. De acuerdo con la bailarina profesional y entrenadora Mary Helen Bowers en un artículo de 2011 en "The New York Times" las piernas largas y delgadas de una bailarina se ven más ágiles que esculturales debido a que el ballet funciona en los músculos pequeños y menos visibles. Selecciona movimientos que hagan trabajar tus caderas internas y las pantorrillas, pero evita trabajar los cuádriceps frente a tus caderas. Agrega definición muscular a tus cuádriceps para mantener tus piernas con forma delgada y graciosa, que es característico de las bailarinas.

Llévalo al agua

Cardio es básico para quemar grasa y mantener un marco esbelto. Para ejercitarte, intenta natación aeróbica. Realiza movimientos donde estires tus brazos, hombros y piernas, como brazada de pecho y de nado libre. Al impulsar hacia adelante tus brazos te impulsas hacia adelante y trabajarás tus músculos de hombros y pecho para poner recta tu postura. Nadar también motiva tu núcleo por lo que puedes tonificar la sección media y hacerla suave y delicada.

Cambia tu dieta

Además del ejercicio, necesitarás asegurarte de que los alimentos que consumes te ayuden a mantener una figura delgada. Evita las grasas saturadas y trans, azúcares que hagan aumentar tu peso e inflamarte. Opta por carnes magras como pollo o pescado y agrégales granos enteros como arroz oscuro o quinoa. Evita las frituras, las comidas grasosas o postres decadentes. En su lugar, llénate de frutas altas en fibra y de vegetales que te hagan sentir satisfecha sin consumir cantidades insanas de grasa, azúcar o calorías. Para los refrigerios, busca nueces naturales, frutos secos o frutas frescas. Beber mucha agua también te ayudará a mantener tu cuerpo delgado y a tener menos apetito, a limpiar tu sistema y evita las bebidas azucaradas.

Más galerías de fotos



Escrito por chloe newkirk | Traducido por elizabeth garay ruiz