Fiebre del heno y alergias postnasales

El goteo postnasal es una respuesta común a las alergias.

Los alérgenos como las esporas de moho, caspa canimal, ácaros del polvo y polen son responsables de causar alergias y del subsecuente goteo postnasal.

La fiebre del heno afecta a entre el 10 y 30 por ciento de la población mundial, según la American Academy of Allergy, Asthma and Immunology, y es una causa común de las alergias postnasales. Cerca del ocho por ciento de los ciudadanos estadounidenses mayores de 18 años tienen estornudos u otros síntomas nasales relacionados con la fiebre del heno. Estos síntomas incluyen respiración sibilante, congestión, mocos y picazón. Esta condición es común en adolescentes y adultos que tienen alergias a agentes como el polen, polvo y caspa animal.

La respuesta alérgica

Cuando una persona con una alergia encuentra la sustancia a la que es alérgica (el alérgeno), su sistema inmune reacciona exageradamente. La histamina es liberada por células inmunes sobreestimuladas, llamadas mastocitos. La histamina hace que los vasos sanguíneos pierdan fluidos, lo que causa los síntomas alérgicos como estornudos, tos, hinchazón e inflamación.

Goteo postnasal

El goteo postnasal ocurre frecuentemente como respuesta a alergias. El exceso de moco se extiende desde la parte frontal de la nariz hasta la parte posterior de la garganta, causando el goteo. Tu cuerpo responde mediante la tos y, eventualmente, tu garganta se irritará o quedará en carne viva.

Enfrentar las alergias

Los alérgenos, incluyendo las esporas de moho, caspa animal, ácaros y el polen, son responsables de causar alergias y del subsecuente goteo postnasal. Si tienes una alergia, es importante limitar tu exposición a los alérgenos para prevenir los síntomas.

Los síntomas de alergia postnasal pueden aliviarse con el uso de descongestionantes y antihistamínicos, así como de aerosoles nasales glucocorticoides u otras formulaciones a base de esteroides.

Vacunas contra la alergia

Si otros tratamientos no funcionan para tu caso, discute la inmunoterapia o vacunas contra la alergia con tu médico. Ésta es una forma de terapia de desensibilización; funciona exponiendo tu sistema inmune a dosis muy pequeñas del alérgeno problemático mediante inyecciones semanales o quincenales.

Durante seis meses aproximadamente, la dosis se reduce lentamente de modo que tu sistema inmune se hace menos sensible a los ácaros, caspa animal, o tipos de polen que te produzcan alergia. De acuerdo a la Mayo Clinic, tu liberación de los síntomas se continúa mediante inyecciones mensuales de mantenimiento durante los siguientes tres a cinco años.

Finalmente, tu doctor puede recomendar un lavado nasal diario o tratamiento con rinocornio. Este procedimiento consiste en enjuagar los alérgenos de tus cavidades nasales, usando agua salina preparada con agua pura o destilada.

Acerca del autor

Boyan Hadjiev, MD (Doctor en Medicina, por sus siglas en inglés), ha practicado la medicina por cinco años. Tiene doble certificado en Medicina Interna (2003), y en Alergia e Inmunología (2005).

El Dr. Hadjiev se graduó de la University of Michigan con una licenciatura en biología y un MD en la Cleveland Clinic-Case Western Reserve School of Medicine.

Foto: Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por dr. boyan hadjiev
Traducido por pau epel