Fibromialgia y trote

La fibromialgia es una condición crónica que afecta a casi 10 millones de norteamericanos, según la Asociación Nacional para la Fibromialgia. Se caracteriza por fatiga y dolor generalizado en varios puntos sensibles del cuerpo. Aunque el ejercicio es una terapia recomendada para reducir los síntomas de esta condición, el dolor que provoca puede hacer difícil emprender o continuar un programa de ejercicio, como correr, incluso si fuiste corredor activo antes de la aparición de los síntomas.

Definición

Los médicos no saben el origen de la fibromialgia, pero piensan que puede involucrar varios factores, incluyendo los genéticos, infecciones o traumas físicos o emocionales. El dolor provocado por la fibromialgia puede deberse a un incremento de la sensibilidad ante las señales dolorosas dentro del cerebro. La estimulación nerviosa repetida, provoca cambios en el cerebro, incrementando la liberación de productos químicos como los neurotransmisores que envían la señal dolorosa, y la tendencia de los receptores dentro del cerebro a desarrollar un "recuerdo" del dolor, y tener una reacción exagerada. Los síntomas de la fibromialgia varían de acuerdo a variaciones en el clima, la hora o la actividad física.

Significado

Si tienes fibromialgia, la actividad aeróbica puede ser una de las más efectivas formas de enfrentar los síntomas. El ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor debido a la liberación de unas sustancias llamadas endorfinas, que actúan como analgésicos, ligándose a neurorreceptores dentro del cerebro para bloquear el dolor, algo llamado frecuentemente "euforia del corredor". En un estudio alemán, publicado en "Clinical Reumathology" durante 2009, investigaron los efectos sobre la fibromialgia, al correr, caminar, andar en bicicleta o nadar, en pacientes con fibromialgia después de 12 semanas. Encontraron una reducción significativa en el nivel percibido del dolor, comparado con un grupo de control sedentario.

Consideraciones

Ejercicios como correr o trotar pueden incrementar el dolor de la fibromialgia al inicio, pero si se practican regularmente, con frecuencia los síntomas disminuyen con el transcurso del tiempo. Tu médico o terapeuta pueden cooperar en el desarrollo de un programa de ejercicio que deberá incluir ejercicios de estiramiento, postura y relajación. Realiza la actividad en un nivel uniforme y trata de no exagerar durante los días en que te sientas mejor. Esto podría hacer que tuvieras más días malos con mayor dolor y cansancio.

Recomendaciones

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, el mejor camino para iniciar un programa de acondicionamiento físico es con sesiones cortas, y actividad aeróbica de bajo impacto como caminar o nadar. Después incrementa la duración de las sesiones a 20 o 30 minutos. El ejercicio aeróbico es una actividad que incrementa el pulso entre 60 y 70% arriba de tu pulso cardíaco máximo, calculado restando tu edad a 220. Los pacientes con fibromialgia necesitan iniciar con el nivel mas bajo de su pulso. Si fuiste corredor antes del inicio de los síntomas, podrías reiniciar con trote, debido a que los ejercicios de alto impacto empeoran los síntomas de la fibromialgia. El reumatólogo Ronnen Roubennoff, añade que deberás seguir un programa de seis semanas, ejercitándote dos o tres veces por semana, antes de empezar a sentir mejoría.

Advertencia

Nunca debes intentar ejercitarte para "ganarle al dolor", esperando sentirte mejor. Aunque sentir un poco de dolor unos días después del ejercicio es normal, un incremento del dolor podría ser una señal de que te has sobrepasado, haciendo demasiado ejercicio demasiado pronto, y debes regresar a ejercicios de estiramiento. Debido a que podrás sentir dolor de uno a tres días después del ejercicio, no debes aumentar la intensidad del ejercicio más de una vez por semana.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por sergio mendoza