Fibrilación auricular vs aleteo (flutter) auricular

Tu corazón es básicamente una bomba electromecánica con un reloj integrado, o marcapasos. Este marcapasos normalmente genera un impulso eléctrico casi cada segundo que se propaga a través del corazón y desencadena una contracción. Si el marcapasos se descompone u otra área eléctricamente activa de tu corazón origina un cortocircuito, el ritmo normal de tu corazón puede alterarse. La fibrilación auricular y el aleteo (flutter) auricular son tipos específicos de ritmos cardiacos anormales, o arritmias, que se distinguen por sus características eléctricas y algunas veces por los síntomas que ocasionan.

¿Contraerse o temblar?

Las aurículas o atrios son dos de las cuatro cámaras del corazón, localizadas en la parte superior. El marcapasos del corazón se localiza en la aurícula derecha. Si el marcapasos se daña o su característica de metrónomo es sobrepasada por un área eléctricamente activa en alguna otra parte del corazón, tus aurículas pueden contraerse con un ritmo anormal. Otra posibilidad es que la actividad eléctrica de las aurículas se vuelva tan desorganizada que dejen de contraerse y solamente "tiemblen". En el aleteo (flutter) auricular, las aurículas continúan contrayéndose aunque de forma ineficiente y a una frecuencia mucho mayor de la normal. En la fibrilación auricular, las aurículas ya no son capaces de contraerse.

Irregular versus regular

La fibrilación auricular, la arritmia crónica más común en la población en general, se caracteriza por un ritmo "irregularmente irregular". Este ritmo desorganizado es producto de la actividad eléctrica caótica en las aurículas que en lugar de contraerse "tiemblan", lo que se transmite de forma intermitente al resto del corazón. Debido a que tu corazón se contrae de forma irregular por la fibrilación auricular, el pulso también es irregular. En el aleteo (flutter) auricular, las aurículas se contraen de forma regular y rápidamente. El electrocardiograma demuestra una frecuencia auricular elevada de hasta 300 latidos por minuto. El pulso normalmente es regular. Sin embargo, los ventrículos cardíacos (los responsables de generar el pulso) no pueden responder a cada impulso eléctrico que llega de las aurículas. Los más común es que la "frecuencia de respuesta ventricular", y por lo tanto tu pulso, sea de la mitad que la frecuencia auricular.

Probabilidad de coágulos

Cuando tu sangre deja de circular es más propensa a coagularse. En la fibrilación auricular, la sangre en las aurículas tiende a estancarse, propiciando la coagulación. Estos coágulos formados pueden desprenderse y viajar a otras áreas del cuerpo. Una coágulo que viaja y se aloja en el cerebro puede causar un evento vascular cerebral. De acuerdo a una revisión del 2012 de "Europace", las personas con fibrilación auricular son 5 veces más propensas a tener un evento vascular cerebral que las personas con un ritmo cardiaco normal. Las personas con aleteo (flutter) auricular tienen mayor riesgo de sufrir un evento vascular cerebral, probablemente por que las aurículas no se vacían lo suficiente entre latidos por contraerse rápidamente. Sin embargo, el riesgo de sufrir un evento vascular cerebral es cercano a la mitad comparado al de las personas con fibrilación auricular. Tu médico puede recomendar medicamentos para evitar la coagulación si tienes fibrilación o aleteo auricular.

Gravedad de los síntomas

La fibrilación auricular y el aleteo (flutter) auricular pueden no causar síntomas. Si tu frecuencia cardiaca es relativamente baja y tu corazón es por demás sano, puedes no darte cuenta de que tienes un ritmo cardiaco anormal. Sin embargo, si tu frecuencia cardiaca se eleva por arriba de los 100 latidos por minuto, tienes enfermedad coronaria o la capacidad de bomba de tu corazón se compromete por la arritmia, puedes experimentar síntomas. Mareo, fatiga, debilidad, palpitaciones, sensación de ahogo, dolor torácico o desmayos son síntomas probables de fibrilación o aleteo auricular. Ya que la fibrilación auricular conlleva a una frecuencia cardiaca desorganizada y menos eficiente, es más probable que sea sintomática que el aleteo auricular. Si tienes palpitaciones, sensación de opresión en el pecho, sensación de ahogo y otros síntomas inusuales de forma frecuente o persistente, busca a tu médico para una evaluación.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por karly silva