¿Las fibras provocan hinchazón?

El consumo de fibras es beneficioso para la dieta. Promueve la digestión y evita el estreñimiento. Además, las fibras te hacen sentir satisfecho por más tiempo, lo que ayuda a controlar el peso. En algunos casos, sin embargo, el consumo de fibras puede provocar gases y hasta incluso hinchazón, una sensación de saciedad y compresión en el abdomen. Hacer algunos ajustes simples en la dieta o tomar un suplemento para reducir los gases puede ayudarte a eliminar la hinchazón. Si los ajustes no ayudan, consulta a un médico para descartar problemas digestivos.

Hinchazón por gases

Los gases son normales en el proceso digestivo y suelen ser el resultado de la descomposición de los alimentos en el intestino grueso por parte de las bacterias. No obstante, algunos alimentos, son más difíciles de digerir que otros y pueden provocar cantidades anormales de gases en el tracto digestivo. El aumento en los puede provocar hinchazón, así como también eructos, calambres abdominales y flatulencias. Las fibras, junto con alimentos que contienen azúcares difíciles de digerir, como la rafinosa, suelen ser una causa frecuente de los gases, aunque no todos experimentan los mismos síntomas.

Tipos de fibras

Existen dos tipos de fibras: insolubles y solubles. Las primeras no se disuelven en agua y se encuentran en el salvado de trigo (wheat bran), los vegetales y los cereales integrales. Estas fibras suelen provocar pocos gases, así lo indica el Ohio State University Wexner Medical Center. Las fibras solubles atraen el agua y crean un gel suave a medida que se digieren, por lo tanto, desaceleran la digestión. Se encuentran en alimentos tales como el salvado de avena, las judías, los guisantes y la mayor parte de las frutas. Algunas personas experimentarán gases e hinchazón cada vez que consuman fibras pero, en otros casos, estos síntomas serán el resultado de incorporar grandes cantidades de fibras demasiado rápido.

Soluciones potenciales

Aumentar gradualmente el consumo de fibras en lugar de hacerlo de una vez puede ayudar a reducir los niveles de gases, lo que evitará la hinchazón. Por ejemplo, el University of Maryland Medical Center recomienda a niños grandes, adolescentes y adultos consumir entre 20 y 35 gramos diarios de fibras e incorporar entre 3 y 5 gramos por día durante varias semanas hasta alcanzar el punto que consideren beneficioso. Beber una abundante cantidad de líquidos, en particular agua, y pelar las frutas y verduras a medida que aumentas el consumo de fibras puede ayudar a que la transición sea más sencilla para tu sistema digestivo. Si continúas experimentando hinchazón leve luego de consumir fibras, toma un suplemento digestivo que ayude a reducir los gases y quizás alivie la hinchazón.

Otras recomendaciones

Si el aumento gradual del consumo de fibras o los suplementos digestivos no ayudan a aliviar la hinchazón, quizás tengas una intolerancia alimenticia o un trastorno digestivo. Tu sistema digestivo podría tener dificultades para procesar las fibras, lo que provoca gases, hinchazón y calambres. Tomar un suplemento no siempre ayuda con una intolerancia alimenticia. Un trastorno digestivo, como el síndrome del intestino irritable, puede agravarse mediante el consumo de fibras. Con menos frecuencia, una alergia alimenticia podría ser la responsable. Si la hinchazón no desaparece gradualmente luego de tomar medidas preventivas, o si los síntomas son graves, consulta a un médico.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por valeria d'ambrosio