¿La fibra te ayuda a evacuar el intestino?

No es necesario que muevas el intestino todos los días para estar sano, pero la National Digestive Diseases Information Clearinghouse aconseja que debes evacuar tus heces por lo menos tres veces por semana. Puedes estreñirte si lo haces con menor frecuencia o hacer mucha fuerza cuando intentas ir al baño. La fibra previene y alivia el estreñimiento para que muevas el vientre normalmente.

Proceso digestivo

Ir al baño es la culminación de un proceso corporal prolongado. La digestión comienza cuando masticas tu comida, mezclándola con la saliva. La comida pasa a través de tu esófago cuando tragas y termina en tu estómago, donde comienza la absorción de nutrientes. Este proceso continúa a medida que la comida avanza a través de tus intestinos delgado y grueso. La última parte del intestino grueso es el colon, donde se procesan los últimos nutrientes y la comida se convierte en materia fecal, que espera en el recto ser expulsada de tu cuerpo a través del ano cuando vas al baño.

El papel de la fibra

La fibra no te otorga nutrientes al pasar por tu aparato digestivo, pero esta materia dura, no digerible, ayuda a que los otros alimentos avancen. La fibra contribuye a una digestión sana haciendo que tus heces sean grandes, blandas y muy húmedas, lo que permite que pasen lo más fácilmente posible. Los trozos pequeños de materia fecal seca, que son comunes en el estreñimiento, son duros y salen del cuerpo con dolor. Si comes por lo menos 20 g de fibra por día, si eres mujer, o 30 g si eres hombre, evita este problema, según la Harvard School of Public Health.

Consideraciones

La falta de fibra es una de las principales causas del estreñimiento, pero estar deshidratado, beber demasiada leche o no hacer el suficiente ejercicio también pueden interferir con mover el vientre. Potencialmente también causas problemas si ignoras la urgencia de ir al baño cuando sientes la necesidad de ir al baño o si tomas periódicamente laxantes en lugar de un suplemento digestivo natural como es la fibra.

Fuentes

Idealmente deberías obtener toda la fibra que necesitas de tus comidas diarias. Encontrarás la fibra en las frutas, los vegetales, los granos, las nueces y las legumbres, por lo que fácilmente puedes incluirla en cualquier comida. Por ejemplo, puedes comer un cereal con un alto contenido de fibra al que le agregas fruta en el desayuno, luego una ensalada en el almuerzo, vegetales como guarnición para la cena y nueces como un bocadillo. Las farmacias y las tiendas minoristas venden suplementos de fibra si no comes la suficiente en las comidas. Estos productos te ayudan a mover el intestino de la misma manera que la fibra que contienen los alimentos.

Más galerías de fotos



Escrito por barb nefer | Traducido por irene cudich