¿El fiambre es saludable?

El fiambre puede ser comprado empaquetado en el supermercado o en una fiambrería donde es cortado en fetas a pedido. Es conveniente para hacer un sándwich o incluso para una ensalada. Pero se esconden algunos peligros en ciertas variedades de este alimento tan conveniente. Conocer los componentes que son saludables y los que no te ayudará a decidir si deberías incluir el fiambre en tu dieta o no.

Proteína y grasa

El fiambre suele ser alto en proteínas, pero el contenido graso varía mucho, dependiendo de la marca y el estilo. La mortadela, por ejemplo, contiene 7,9 g de grasa por feta, incluyendo 3,1 g de grasa saturada, pero sólo tiene 2,8 g de proteína. Por otro lado, la pechuga de pavo brinda 6,4 g de proteínas pero tiene menos de 1 g de grasa por feta.

Sodio y nitratos

La American Heart Association recomienda mantener la ingesta de sal debajo de 1.500 mg por día para la mayoría de las personas; los altos niveles de sodio en los fiambres puede hacerte pasar rápidamente este límite. Por ejemplo, una feta simple de mortadela contiene más de 300 mg de sodio. Aún la pechuga de pavo contiene alrededor de 200 mg de sal por feta. El nitrito de sodio y el nitrato de sodio, que es convertido luego en nitrito en el cuerpo, son comúnmente usados como conservantes en los fiambres empaquetados. Ambos han sido relacionados con el cáncer y enfermedad pulmonar, aunque hace falta realizar más estudios para poder confirmar esta relación. Estos conservantes podrían también disparar migrañas en individuos susceptibles. Los fiambres muy procesados, como la mortadela, el salame y el pastrami, tienden a tener mayor contenido de sodio, nitritos y nitratos que las variedades menos procesadas, como la pechuga de pavo o el jamón.

Enfermedades de transmisión alimentaria

Otra preocupación sobre los fiambres se relaciona con la posibilidad de las enfermedades de transmisión alimentaria o ETA. El fiambre puede contaminarse con la bacteria listeria. Si bien la mayoría de los adultos saludables no se enferman a causa de esta bacteria, si podría hacerlo la gente con sistemas inmunológicos comprometidos, como los ancianos y niños. Las mujeres embarazadas también corren riesgo de listeriosis, la que puede causar abortos, partos prematuros o una infección severa en el recién nacido.

Recomendaciones

En general, consumir alguna feta ocasional de fiambre bajo en grasas y en sodio no debería perjudicar tu salud, pero comerlo frecuentemente podría generar problemas de salud. Si eliges comer fiambres, elige una variedad más saludable como la pechuga de pavita baja en sodio en lugar del salame, la mortadela o el pastrami. Come sólo una o dos fetas por vez, y no lo comas todos los días. Mira la información nutricional del paquete para saber exactamente cuánto sodio y conservantes hay en el producto. Ten cuidado de otras carnes procesadas -salchichas, chorizo y pepperoni- que también podrían ser fuente de sal y nitratos, por lo que también deberías limitar su consumo.

Más galerías de fotos



Escrito por bridget coila | Traducido por maría marcela mennucci