La fatiga y mareo mientras haces ejercicio

La fatiga y el mareo durante el ejercicio son contraindicaciones para el ejercicio. El esfuerzo que pones en tu sesión de ejercicio puede no dar resultado cuando experimentas estos síntomas. Pueden indicar sobreesfuerzo o una lesión. La fatiga y el mareo también pueden ser signos de problemas de salud graves que amenazan la vida. Habla de tus síntomas con tu médico y mantén un diario o registro de la información acerca de tus síntomas, entrenamiento, dieta y factores de estrés en tu vida para determinar las posibles causas y estrategias de prevención.

Causas

Entre las posibles causas de la fatiga y mareos durante el ejercicio se encuentran la deshidratación, agotamiento por calor y la hiponatremia. La deshidratación puede causar fatiga y mareo, debido a que tu cuerpo pierde líquidos a través del sudor mientras haces ejercicio. Tu cuerpo se deshidrata si pierdes más líquidos de los que bebes. La deshidratación es un precursor de enfermedades más graves, como el agotamiento por calor, calambres por calor y golpe de calor. Las sesiones de ejercicio extenuantes pueden provocar agotamiento por calor, sobre todo en ambientes cálidos o húmedos. El agotamiento por calor se puede prevenir, pero puede conducir a un golpe de calor y poner en peligro tu vida, si no recibes tratamiento inmediato. Tu cuerpo también pierdes sodio a través del sudor durante el ejercicio, y puedes desarrollar hiponatremia si reemplazas el sudor excesivo con líquidos que no contienen suficiente sodio. Comer muy poco, la insuficiente recuperación o hacer ejercicio demasiado pronto después de una comida puede causar fatiga y mareos.

Recuperación

La fatiga y el mareo pueden resultar de hacer demasiado ejercicio. Puedes realizar con seguridad todos los días ejercicio aeróbico de bajo a moderado, pero el ejercicio aeróbico intenso o levantamiento de pesas puede requerir dos o más días de descanso. El ejercicio aeróbico de bajo a moderado lleva el pulso dentro de 50 a 70 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo. Calcula la frecuencia cardíaca máxima restando tu edad a 220, y permite que tu cuerpo descanse por un día para un ejercicio aeróbico que supere ese rango. Ten como objetivo los diferentes grupos musculares en días diferentes para el ejercicio de pesas, y dale a cada grupo muscular por lo menos uno o dos días para recuperarse.

Agua

Beber agua antes, durante y después de tu entrenamiento puede ayudar a evitar la fatiga y mareo debido a la deshidratación. La American Academy of Family Physicians recomienda beber 17 a 20 oz de agua un par de horas antes de hacer ejercicio, 8 oz de agua 30 minutos antes de calentar y de 7 a 10 oz de agua cada 10 a 20 minutos durante el ejercicio. Bebe 8 oz de agua dentro de los 30 minutos después de terminar el ejercicio.

Sodio

Beber demasiada agua durante el ejercicio intenso puede hacer que las células se hinchen, si los niveles de sodio son muy bajos en tu cuerpo. Esto aumenta la presión en el cerebro y hace que los pulmones se llenen de líquido. La National Federation of Personal Trainers recomienda el uso de una bebida deportiva con 100 mg de sodio por cada 8 oz de fluido para el ejercicio intenso o sesiones que excedan los 60 minutos de ejercicio.

Horario de las comidas

La digestión puede interferir con tu ejercicio, causando fatiga y mareo. Tu sistema nervioso central redirige el flujo de sangre al contraer los vasos que apoyan la digestión y dilatando los vasos en los músculos que trabajan, si haces ejercicio durante la digestión. Esto ralentiza el proceso digestivo. La fatiga, aturdimiento, mareos o náuseas pueden resultar de retener los alimentos en el intestino demasiado. Puedes evitar esta condición dándole a tu cuerpo por lo menos dos horas para digerir los alimentos antes de hacer ejercicio.

Calorías

Debes comer suficientes calorías para proporcionar combustible para el ejercicio. Comer muy pocas calorías puede producir cansancio y mareos. Los síntomas pueden ser consecuencia de la reducción de tu consumo de calorías demasiado por debajo de la cantidad necesaria para mantener tu peso o por debajo de la ingesta mínima recomendada. La ingesta mínima recomendada por día es de 1.200 calorías para las mujeres y 1.500 calorías para los hombres. Agregar a tu tasa metabólica en reposo el número de calorías que gastas durante el ejercicio puede ayudarte a determinar la cantidad de calorías que necesitas para mantener tu peso.

Más galerías de fotos



Escrito por miguel cavazos | Traducido por verónica sánchez fang