Fatiga y dolor muscular por el ácido láctico

Muchas personas comúnmente, pero erróneamente, consideran que el ácido láctico es un producto residual que provoca dolor y fatiga muscular. Sin embargo, si bien la producción del ácido láctico suele acompañar a la fatiga, no provoca directamente el cansancio muscular, ni tampoco es responsable del dolor muscular que puedes sentir uno o dos días después del ejercicio. De hecho, en lugar de ser un producto residual, el ácido láctico es una fuente importante de energía para tu cuerpo tanto durante como después del ejercicio.

Producción del ácido láctico

Durante el ejercicio muy intenso, el sistema circulatorio no puede satisfacer la demanda muscular de oxígeno. Para mantener una fuente de energía estable, los músculos pasan del metabolismo aeróbico, que requiere oxígeno, al metabolismo anaeróbico, que no lo requiere. Los músculos pueden desdoblar los carbohidratos anaeróbicamente para generar energía, lo que conlleva a la producción de un compuesto denominado piruvato. Cuando el oxígeno se encuentra disponible, el piruvato se puede desdoblar aeróbicamente para brindar más energía. Sin embargo, cuando no hay suficiente oxígeno disponible, el piruvato se convierte en ácido láctico.

Ácido láctico y fatiga

El ácido láctico rápidamente se desdobla en un compuesto denominado lactato, lo que conlleva a la liberación de iones de hidrógeno. El cuerpo puede eliminar el lactato mediante su metabolismo y conversión a energía, pero cuando la producción de lactato excede la tasa de eliminación, se acumula en los músculos y torrente sanguíneo. Cuando los niveles en aumento de lactato están asociados con el cansancio muscular, el lactato en realidad no causa fatiga. En su lugar, la acidez elevada en tus tejidos, debido a la acumulación de iones de hidrógeno, es la que contribuye a la sensación de fatiga.

Aparición tardía del dolor muscular

El ácido láctico puede causar una sensación temporal de ardor en los músculos mientras haces ejercicio. Sin embargo, a diferencia de la creencia popular, no es el responsable de la aparición tardía del dolor muscular, o DOMS (por sus siglas en inglés), que es el dolor muscular que se suele desarrollar uno o dos días después del ejercicio. Dado que el lactato se elimina de los músculos rápidamente luego de hacer ejercicio, no desempeña ningún papel en el DOMS. En su lugar, esto ocurre a raíz del daño microscópico de los músculos, generalmente derivado de los ejercicios que no estás acostumbrado a realizar.

Eliminación del ácido láctico

Durante y después del ejercicio, los músculos y el corazón pueden metabolizar el lactato para generar energía. El hígado elimina el lactato del torrente sanguíneo convirtiéndolo en glucosa, o azúcar de la sangre. El hígado también puede convertir el lactato en aminoácidos, los elementos que constituyen a las proteínas. Parte del lactato se pierde por medio de la transpiración. Todos estos procesos contribuyen a la rápida eliminación del lactato del torrente sanguíneo luego de hacer ejercicio. Casi la totalidad del lactato que produces durante el ejercicio se elimina dentro de los 30 a 60 minutos, incluso luego de ejercicio muy intenso. Realizar una actividad de relajación y estiramiento luego del ejercicio puede ayudar a eliminar el lactato más rápidamente que si sólo descansas.

Más galerías de fotos



Escrito por joe miller | Traducido por florencia prieto