Familias saludables vs. familias dañinas

La dinámica familiar es diferente para cada familia. Algunas familias presentan cualidades saludables en la forma de cuidar de sí mismas y la forma en que dependen unos de otros para recibir ayuda. Las familias saludables toman decisiones positivas en todos los aspectos de la vida individual y familiar. Las familias poco saludables suelen tomar malas elecciones o no refuerzan su estructura familiar. El resultado suele ser un hogar roto o problemas dentro de la unidad familiar.

Rasgos

Cada grupo de personas, incluso una familia, necesita un líder. En las familias, los líderes son los padres. Las familias saludables tienen padres que pasan tiempo con sus hijos, tanto dentro como fuera de la casa y les animan a participar en actividades extracurriculares, como deportes y eventos sociales. Animan a sus hijos "a expresar sentimientos sin miedo al abandono o castigo", explica AAA Psychotherapy Practices en Encino, California. Este tipo de padres también tienen una autoestima saludable y enseñan a sus hijos a valorarse a sí mismos. En las familias poco saludables, los padres a menudo se involucran en el odio a sí mismos o el comportamiento crítico. A menudo se tratan entre sí y tratan a sus hijos de manera irrespetuosa y no están allí para prestar su apoyo a través de situaciones difíciles.

Actividades

Una manera en que los padres pueden pasar tiempo con sus hijos es mediante la participación en actividades sanas con ellos, afirma YMCA. Andar en bicicleta, jugar al aire libre y nadar no sólo mantiene a una familia saludable físicamente, sino también emocionalmente. Los padres que hacen ejercicio con sus hijos también están proporcionando un modelo de estilo de vida más saludable. En una familia poco saludable, sus miembros pueden disociarse unos de otros por pasar más tiempo jugando juegos de video, viendo televisión o navegando en Internet.

Función

Cuando los miembros del equipo familiar trabajan juntos, logran una casa más organizada y productiva. A menudo, todo el mundo toma parte en las tareas, la preparación de comidas y la toma de decisiones. Parte de trabajar como un equipo incluye una comunicación positiva, explica la Universidad de Minnesota, Duluth. Si las familias practican utilizar la comunicación positiva para la vida cotidiana, son más capaces de manejar situaciones estresantes, como problemas financieros y resolución de conflictos, mientras que las familias que no se comunican pueden recurrir al abuso de sustancias, cometer infidelidades o alejarse con el fin de lidiar con los problemas.

Prevención

Una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil. Por lo tanto, las familias tienen que asegurarse de que cada miembro está cuidado. Comer bien, tener chequeos regulares y hacer ejercicio puede mejorar el estado de ánimo y ayudar a todos a alcanzar su máximo potencial. El Departamento de Agricultura de los EE.UU. señala que los miembros de la familia que realizan su ejercicio diario recomendado se sienten mejor acerca de sí mismos, lo que puede conducir a una unidad familiar más feliz. Programar tiempo para la familia así como también tiempo personal para sus miembros ayudará a mantener a todos fuertes y felices. La búsqueda de ayuda por problemas de abuso de sustancias, de educación y de salud mental también ayudará a que la unidad familiar se haga más fuerte.

Potencial

Mantener a todos juntos es la meta de la mayoría de las familias. Si tu familia no es saludable o termina discutiendo o no quiere hacer las cosas juntos, puedes mejorar y fortalecer las relaciones dando a todos la misma oportunidad de expresar su opinión y pensamientos. Una familia sana permanece involucrada en las vidas de los demás y ofrece apoyo continuo. Satisfacer las necesidades de salud emocional, social y mental de los demás es importante para el éxito a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por julie boehlke | Traducido por natalia pérez