¿Se puede faltar a la dieta de vez en cuando?

El tedio, el aburrimiento y la privación son palabras que no van bien en una dieta, mientras que la indulgencia no lo es a menudo. Si tratas de perder peso, encontrar el equilibrio entre hacer la elección de alimentos saludables de forma constante y la lucha contra el deseo de disfrutar de tus alimentos favoritos puede ser un reto. Aprende a disfrutar y todavía cumplir con tus objetivos de la dieta.

Todo está en las calorías

A pesar de que hay cientos de planes de dieta disponibles para que puedas elegir, el número de calorías que consumes hace la diferencia entre el éxito y el fracaso, de acuerdo con Frank Sacks y sus colegas. Su estudio de 2009 "New England Journal of Medicine" encontró que la reducción de calorías causó a los participantes perder peso, si las calorías eran principalmente de los carbohidratos o predominantemente de las proteínas. Permitirse un lujo ocasional de alimentos que mantienen tus calorías en un rango de pérdida de peso no va a afectar la tasa de pérdida de peso o el éxito global.

Beneficios de la indulgencia

Cuando puedas disfrutar un poco en tu dieta, te beneficias tanto psicológica como físicamente, dice el autor de "The Cheat to Lose Diet", Joel Marion. Al reducir las calorías, los niveles de leptina de tu cuerpo, que es la señal de tu cuerpo de si se mueren de hambre o no, disminuye. Marion dice que una trampa o indulgencia ayuda al aumento de los niveles de leptina, que envía a tu cuerpo la señal de que no está demasiado hambriento y siga liberando la grasa. Saber que se puede tener un lujo de vez en cuando puede hacer que sea más fácil mantener la concentración en la alimentación saludable la mayoría de los días de la semana.

Planea las indulgencias

La clave del éxito de complacerse a sí mismo mientras que estás a dieta es planificar tus indulgencias en tu horario de comidas semanal o diario. Las indulgencias previstas quitan la culpa que puedes sentir por comer una golosina de vez en cuando. Además, Judith S. Beck, autora de "The Beck Diet Solution", indica que parte del éxito de pérdida de peso es tener la flexibilidad para incluir golosinas previstas en tu dieta, así como aprender a auto controlar tu alimentación mientras se cambian los hábitos de alimentación. Reserva las calorías de la indulgencia en tu asignación de calorías, o planea hacer más ejercicio para quemar calorías adicionales en los días que comes una golosina especial.

Tipos de indulgencias

Mientras que comienzas tu dieta, puedes tener antojos de indulgencias que antes eran parte de tu dieta diaria. Las papas fritas, brownies, patatas fritas o comida rápida pueden ser consumidos. Si la comida rápida es tu elección de indulgencia, ordena una porción para niño y divide la comida con un amigo a come menos calorías. Compra un brownie o una galleta de una panadería en vez de hornear un lote completo. Compra una bolsa de una sola porción de brownie o galleta de la panadería en lugar de hornear un lote completo en casa. Con el tiempo, los antojos de estos tipos de alimentos pueden disminuir. Busca indulgencias poco saludables cuando sea posible. El chocolate negro es más saludable que el chocolate con leche, las papas horneadas son más bajas en calorías que las fritas y los brownies hechos con puré de manzana te permiten disfrutar de una manera más saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por diane lynn | Traducido por verónica sánchez fang