Falta de sueño y problemas de comportamiento en niños

Todos los padres saben que los niños necesitan dormir. Necesitan dormir para crecer y desarrollarse, pero también necesitan dormir por tener un buen comportamiento. Los padres se sienten irritables e impacientes cuando se cansan, entonces sería lógico que los niños se sientan incómodos cuando también están cansados. El problema es que los niños podrían no tener la misma reacción gruñona que como adultos. Para entender cómo afecta la falta de sueño al comportamiento de los niños, los padres deben entender que la falta de sueño afecta al cerebro.

Falta de sueño y el cerebro

Un estudio realizado por el Dr. L.Y. Chua en la Universidad de Duke puede ayudar a los padres a comprender mejor el vínculo entre el sueño y el comportamiento. En este estudio, a las personas se les mostraron una serie de fotografías durante una serie de imágenes de las exploraciones del cerebro. Los cuadros variaban de imágenes neutrales a muy perturbadoras. La mitad de los sujetos fueron estudiados justo después de una noche de buen sueño, cuando estaban alerta. La otra mitad fueron privados de sueño. Se habían mantenido despiertos durante 35 horas. Lo que Chua encontró fue sorprendente. Todos los sujetos tenían reacciones en la amígdala y en la corteza prefrontal, ambas partes del cerebro que controlan el impulso y la emoción. Los sujetos privados de sueño, sin embargo, no sólo tenían una reacción intensa de más del 60%, sino que además tenían depresión en aquellas partes del cerebro que controlan las decisiones y regulan el comportamiento.

Niños pequeños y falta de sueño

Los bebés mayores y los preescolares necesitan dormir varias veces al día. Están aprendiendo a controlar sus emociones e impulsos. La falta de sueño hace que este proceso sea mucho más difícil para ellos. Los niños cansados son más propensos a tener una rabieta o un colapso emocional que sus compañeros bien descansados. Además, a medida que exploran su mundo, necesitan estar a salvo. El control de impulsos deficiente puede provocar accidentes. Mary Sheedy Kurcinka, experta en educación y desarrollo infantil manifiesta que un niño que ha estado despierto de ocho a nueve horas tiene un 86% más de probabilidades de tener un accidente grave.

Niños en edad escolar y falta de sueño

Cuando un niño empieza la escuela, no necesita dormir tanto como un niño pequeño. Eso no significa que el sueño sea menos importante. El Dr. Mary L. Gavin sugiere que los niños en edad escolar necesitan de 10 a 12 horas de sueño cada noche. La falta de sueño no afecta a los niños mayores de la misma manera que a los niños pequeños. Los niños cansados pueden ser hiperactivos. Kurcinka afirma que entre el 20% y el 25% de los niños diagnosticados con déficit de atención e hiperactividad pueden realmente estar desvelados. La Dr. Kimberly Sirl, psicóloga clínica en el Hospital Infantil de St. Louis, sugiere que los padres escuchen a sus hijos mientras están dormidos. Si el niño ronca o rechina sus dientes, podría tener un trastorno del sueño.

Adolescentes y falta de sueño

La adolescencia está llena de trastornos emocionales. También es un momento muy ocupado para la mayoría de los adolescentes entre la escuela, la vida social y el trabajo. Los juegos de la computadora, las películas y los deberes compiten con el horario de sueño de tu hijo adolescente y a menudo, pierde el sueño. Gavin advierte a los padres que incluso una hora de sueño perdida por noche puede sumarse con el paso del tiempo. Los adolescentes pueden estar de mal humor o deprimidos. Puede ser más difícil para tu hijo mantener su temperamento bajo control. Además, la falta de sueño afecta al tiempo de reacción del adolescente y a las aptitudes para tomar decisiones. Esto hace que un adolescente cansado sea un peligro al volante de un vehículo.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por maria gloria garcia menendez