Falta de condición física y una nutrición adecuada

Los horarios están ocupados, pero la actividad física y una nutrición adecuada es fundamental para una vida plena y productiva. Predicar con el ejemplo es la mejor manera de enseñar a tus niños y adolescentes lo que deben hacer en lugar de simplemente decirles que coman frutas y que salgan a la calle a jugar. Una membresía de un gimnasio familiar con un centro activo de cuidado infantil es un medio excelente para todo el mundo para aumentar su nivel de ejercicio. Manteniendo los bocadillos y alimentos refinados fuera de la cocina estimula la mejora en la nutrición.

Niños

Los niños sedentarios sobrealimentados pueden llegar a ser adultos sedentarios obesos. La gordura y la obesidad infantil trae no sólo la tortura de los compañeros, sino también enfermedades atípicamente encontradas entre los jóvenes. La diabetes tipo II, hipertensión arterial y colesterol alto son cada vez más frecuentes en los niños como consecuencia del juego físico mínimo y los hábitos alimenticios horrendos. Los juegos de recogida del vecindario, persecuciones amistosas a través del patio y paseos en bicicleta a la escuela son esenciales para el control de peso y el desarrollo óseo óptimo. Preparar y comer la mayor cantidad de tus comidas en el hogar ayuda a tu hijo a aprender una nutrición adecuada y disminuir la ingesta de alimentos grasos, salados y dulces que se encuentran comúnmente en los restaurantes locales.

Adultos

Si eres bombardeado por las exigencias de la vida familiar, la administración del trabajo y del dinero, el ejercicio y la alimentación saludable pueden estar en la parte inferior de tu lista de cosas que hacer. Mover la actividad física y la nutrición a lo más alto de tu lista aumentará tu energía, aliviará el estrés y reducirá el riesgo de obesidad, diabetes, presión arterial alta y el colesterol alto. La postergación de una rutina de ejercicio constante y las modificaciones en la dieta no sólo aumenta el riesgo de este tipo de enfermedades, sino también invita a cuestiones asociadas como la enfermedad renal, dificultad para respirar, hinchazón inusual, derrame cerebral y un ataque cardíaco.

Escuela y trabajo

Tu y tus hijos probablemente pasan una cantidad significativa de tiempo en el trabajo y en la escuela. Esto significa que todos son propensos a estar sentados y comiendo comida chatarra. Prepara un almuerzo para ti y tu hijo usando granos integrales, frutas ricas en fibra, verduras y verduras portátiles y nueces sin sal. Una comida familiar puede incluir un sándwich con pan integral, mantequilla de maní natural y una mezcla de todas las frutas. Agrega ½ taza de gajos de naranja pelados o rebanadas de manzana. Termina la comida con ½ taza de zanahorias o apio y una rebanada de queso bajo en grasa.

Haz una lista

Deshazte de lo viejo e implementa lo nuevo puede parecer desalentador al principio. Haz una lista de todas las cosas que hay que hacer, pero enfócate en un cambio. Incorpora este cambio en la dinámica de la vida por las próximas tres semanas. A continuación, agrega un nuevo cambio. Por ejemplo, realiza una caminata familiar de 10 minutos antes de la escuela, mientras esperas el autobús. O bien, come dos porciones de fruta al día.

Más galerías de fotos



Escrito por paula quinene | Traducido por roberto garcia de quevedo