Falta de bacterias buenas en el estómago

Si escuchas la palabra "bacteria" podrías pensar en gérmenes nocivos que causan enfermedades. Sin embargo, algunas bacterias son buenas para ti. Todo el mundo tiene bacterias "buenas" y útiles en su tracto digestivo, diseñado para orientar a las otras bacterias dañinas. El nivel adecuado de bacterias buenas en tu cuerpo ayuda a mantener la buena salud digestiva y la inmunidad fuerte.

Antecedentes

Tus bacterias internas comienzan a formarse poco después del nacimiento y están influidas por la nutrición y el medio ambiente en los primeros años de vida. La mayoría de las veces, tu cuerpo hace un buen trabajo para mantener el número y los tipos de bacterias beneficiosas en el tracto digestivo, pero a veces, las cosas se ponen fuera de balance. La dieta, el estrés, ciertos medicamentos y las infecciones pueden disminuir tus bacterias buenas, poniéndote en riesgo de enfermedad.

Aumentar las becterias buenas

Hay maneras de restaurar tu nivel adecuado de bacterias buenas. Puedes controlar tus bacterias digestivas mediante la dieta y la nutrición. Ciertos alimentos, conocidos como probióticos, contienen bacterias vivas y activas que ayudan a mantenerte saludable. Ingerir estos alimentos puede aumentar las bacterias buenas en tu cuerpo. La fuente de alimento más común de los probióticos es el yogur, pero otros alimentos fermentados, incluyendo la leche, la crema agria, el chucrut, el kimchi, el miso, el tempeh y el kefir, son también buenas fuentes de probióticos.

Suplementos

También puedes tomar suplementos para aumentar las bacterias buenas en tu cuerpo. Los suplementos probióticos están más concentrados que los alimentos probióticos. Vienen en cápsulas, polvo y formas de gránulo y necesitas refrigerarlos. El University of Maryland Medical Center indica que, para la salud digestiva, los adultos deben tomar de uno a 15 billones de unidades formadoras de colonias o UFC, de suplementos probióticos diarios.

Precauciones

Por supuesto, si estás preocupado por tu salud digestiva y tu sistema inmunológico, o si tienes preguntas sobre los alimentos o los suplementos probióticos, debes consultar a tu médico. La dosis apropiada de probióticos pueden variar de una persona a otra, dependiendo de la razón para tomarlos. Sólo tu médico puede recomendar la dosis correcta para ti. Además, algunas personas pueden experimentar efectos secundarios o interacciones medicamentosas de alimentos y suplementos particulares, así que es mejor pedir consejo a tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon hyland-tassava | Traducido por maria gloria garcia menendez