Falta de atención en los niños pequeños

Cuando se trata de la conducta del niño, la falta de atención se menciona casi con tanta frecuencia como las legendarias crisis emocionales. La mayoría de los niños son, por naturaleza, líderes y promotores. Pero si el nivel de actividad de tu niño y la falta de atención hace que mantenerlo seguro sea difícil, es hora de probar nuevas estrategias. En la mayoría de los casos, la atención mejora a medida que los niños entran en la edad preescolar.

Temperamento

La habilidad de tu niño para enfocarse se debe en gran parte a su temperamento y personalidad innatos. Incluso dentro de la misma familia, los temperamentos entre hermanos pueden variar notablemente. Un niño podría mirar un libro o jugar con un juguete durante 20 minutos a la vez, mientras que otro niño se podría mover afanosamente por una habitación, rara vez quieto durante más de 5 minutos. Mantén seguro a tu niño activo, proporcionándole mayor supervisión. Ofrécele mucho tiempo para jugar al aire libre para quemar el exceso de energía y evitar las comidas cortas y simples, indica el sitio web Zero to Three. Dale a tu pequeño trabajos dinámicos durante todo el día para canalizar su atención, tal como llevar las cucharas a la mesa durante las comidas o sostener la pala mientras barres.

Actividad

La mayoría de los niños pequeños parecen preferir algunas actividades más que otras. Probablemente, tu niño pueda mantener la atención durante mucho más tiempo en una actividad divertida, en contraposición a una que lo aburra. Por ejemplo, a los más pequeños por lo general les encanta jugar con arena y agua. Tu hijo podría involucrarse completamente en estas actividades, pero retorcerse a los pocos minutos de leer un cuento contigo. Esta tendencia no indica un problema, pero apunta al nivel de desarrollo de tu hijo. Los niños pequeños aprenden mejor a través de un aprendizaje activo y práctico. A medida que el niño madure, apreciará los conceptos abstractos y el juego más tranquilo.

Factores ambientales

Observa a tu niño durante uno o dos días y podrías notar que su capacidad de concentración es más sostenida en determinados momentos del día que en otros momentos. La mayoría de los niños pueden concentrarse a primera hora de la mañana cuando están descansados. Al transcurrir el día, probablemente tu hijo se desconcentre en respuesta a la fatiga o al hambre. Ofrécele comidas y siestas antes de que alcance su punto crítico. La televisión y los medios de visualización también pueden reducir la atención en los niños pequeños, según el psicólogo clínico, el Dr. David Walsh, autor de "Smart Parenting, Smarter Kids". Las imágenes que cambian constantemente en la televisión estimulan la parte reaccionaria del cerebro. Observar la televisión de forma ocasional no le hará daño, pero una dieta constante de medios de comunicación visual puede reducir la capacidad de atención del niño.

Afecciones médicas

A veces, la falta de atención puede ser causada por afecciones médicas, tales como dolores crónicos de oído que conducen a la pérdida de la audición. En ocasiones, la hiperactividad o la falta de atención en un niño pueden ser un signo de trastorno de hiperactividad y déficit de atención. Consulta con tu pediatra si tienes inquietudes y observa cuidadosamente a tu hijo en varias situaciones, sugiere la revista ADDitude. Pregúntate si el comportamiento de tu hijo es constante en cada situación y si se parece al comportamiento de otros niños de la misma edad. Piensa sobre las estrategias que le ayuden a mejorar el comportamiento. Por ejemplo, muchos niños se estimulan cuando juegan con muchos niños o cuando están en lugares con mucha gente pero juegan tranquilamente con uno o dos niños.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por rafael ernesto díaz