Factores de papel de género que afectan la crianza de los niños

Desde el momento en que le dices a las personas que vas a tener un hijo o una hija, las expectativas y estereotipos de género entran en juego. Esto puede ser tan simple como recibir regalos de ropa rosa para una niña o azul para un niño. Conforme tu hijo va creciendo, los papeles de género y los modelos que ve pueden afectar todo, desde sus elecciones de carrera hasta sus relaciones con los adultos. Los papeles de género tradicionales en la paternidad pueden limitar el desarrollo de un niño, pero la paternidad de género neutral o libre de género puede ser controversial. Consulta con tu pediatra si estás preocupado acerca del desarrollo del comportamiento de tu hijo.

Asignación de sexo y género

Cuando un bebé nace, el doctor que asiste en el parto regularmente hará una asignación de sexo inmediata. Basándose en la apariencia de los genitales del niño, el médico documentará que el bebé es masculino o femenino. En un pequeño porcentaje de casos, los genitales o anatomía del niño podrían no indicar claramente un sexo biológico. Tales niños son documentados como intersexuales, aunque para propósitos de los certificados de nacimiento y documentos de identidad, muchas personas con esta característica son documentadas como masculino o femenino.

Papeles de género

La palabra "géneros" no es sinónimo del sexo biológico, aunque las palabras son con frecuencia e incorrectamente utilizadas como intercambiables. Mientras que el sexo se refiere a las características anatómicas y biológicas de una persona, el género se refiere a las expectativas culturales y sociales de lo que es "masculino" o "femenino". Diferentes culturas tienen diferentes papeles de género. A principios del siglo XX en Estados Unidos, por ejemplo, era común que el hombre fuera el proveedor de la familia y la mujer fuera la ama de casa. En la cultura estadounidense del siglo XXI, ciertas ocupaciones y actividades están socialmente asociadas con los hombres, por ejemplo, la construcción que es dominada por ellos. Los trabajos como la enfermería y la limpieza del hogar, y las prendas como las faldas y los vestidos, son culturalmente considerados como femeninos. Sin embargo, los papeles de género no son verdaderos entre todas las culturas. En Fiji, los hombres usan faldas, y en la tribu china Mosuo, las mujeres están a cargo de las finanzas, las propiedades y las decisiones familiares.

El género y la crianza de los hijos

Los juguetes tradicionales para niños y niñas pueden enseñar papeles de género específicos que pueden entrar en conflicto con la propia identidad de género o intereses de un niño. Por ejemplo, las tiendas de juguetes clasifican con códigos de color los pasillos de "juguetes para niñas" con rosa y los pasillos de "juguetes para niños" con azul. Los juguetes que refuerzan los estereotipos de género incluyen muñecas, juegos de cocina y maquillaje para las niñas, y pistola de juguete, figuras de acción y vehículos en miniatura para los niños. Al definir y dividir, los papeles de género de esta manera pueden enseñar de manera subliminal a las niñas que sus intereses y actividades futuras residen en el hogar, cuidar de los niños y llevar a cabo las tareas domésticas. Los mensajes en el código de los juguetes para niños les dice a los chicos que deben ser físicamente fuertes, activos y móviles fuera del hogar.

Paternidad de género neutro

En respuesta a las presiones relacionadas con el género ejercidas por ciertos juguetes y sus tácticas de publicidad asociadas, algunos padres conscientemente eligen una forma de género neutral para criar a sus hijos. Ejemplos de la neutralidad de género puede incluir estimular tus hijos e hijas de la misma manera para unirse a un equipo deportivo, tocar la batería o el clarinete, hacer las tareas de la casa o utilizar prendas con connotaciones de género fuertes. Por ejemplo, el color amarillo. Algunos padres dejarán todas la opciones abiertas a sus niños al permitir que los niños pequeños usen faldas o el color rosa, por ejemplo. Algunos padres incluso practican la paternidad libre de géneros, utilizando pronombres y nombres neutrales para referirse a sus hijos y rechazando la identidad de cada uno como niño o niña. Tales métodos son controversiales ya que, en el momento de esta publicación, nuestra sociedad requiere que un niño, o el adulto en que se convertirá, elija entre las opciones de género binarias para utilizar el baño, solicitar un pasaporte o recibir cuidado de salud.

Más galerías de fotos



Escrito por jae allen | Traducido por laura de alba