Factores que llevan a un mal comportamiento juvenil

Mientras tu hijo de preescolar se acerca a esa edad donde la interacción social es el centro, las mamás empiezan a preocuparse sobre el comportamiento de su hijo con otros. Incluso en la edad de preescolar, los factores centrales en la vida social de un niño pueden contribuir a llevarlo por un mal o buen camino como adolescente. Los factores que llevan a un niño a tener un mal comportamiento están en unas amplias categorías.

Falta de poder

Uno de los mayores factores que causa que los jóvenes tengan un mal comportamiento es que sienten que no tienen poder sobre sus vidas, según el experto en educación y autor Edward Dragan. En "The Bully Action Guide: How to Help Your Child and How to Get Your School to Listen", Dragan escribe: "El acoso se trata puramente sobre el poder y capitalizar en un desequilibrio al intimidar a un niño más débil y vulnerable". Un niño acosador puede sentirse que no tiene control sobre su vida en el hogar. Sus padres pueden controlar todo desde los detalles de cómo se viste hasta el elegir un canal de televisión. Los niños en tales circunstancias pueden perseguir maneras alternativas, y a menudo socialmente inaceptables, para ganar el control.

Falta de atención

Una falta de atención por parte de los padres, profesores y compañeros puede causar que un niño actúe con la meta de recibir atención. En algunos casos, incluso la atención negativa es preferible a ninguna. Los niños que actúan mal debido a la falta de atención usualmente solo lo harán en presencia de otros o cuando saben que sus acciones llamarán la atención después. Una familia cálida y cuidadosa, y unas fuertes relaciones con los compañeros pueden proporcionar la atención deseada.

Falta de empatía

Algunos niños que tienen un mal comportamiento lo hacen porque carecen de empatía. Una falta de empatía en un joven se puede producir por muchas fuentes, y un padre tiene que consultar a un psicólogo para ayudarle con esto. Una fuente particularmente rara de falta de empatía es la psicopatía, la cual es considerada como un trastorno de personalidad. Algunos niños simplemente no pueden comprender los sentimientos de otros y actúan sin considerar cómo sus acciones afectan a otros.

Malos ejemplos

Según Dragan, un factor que contribuye al acoso es tener unos padres que raramente muestran calidez. Una crianza que incluya relaciones cálidas, una supervisión frecuente y el establecimiento de unos límites razonables puede ayudarle a enseñarle a un niño qué acciones son correctas y cuáles inapropiadas. Si un niño tiene unos padres o hermanos que actúan pobremente, estos miembros establecen unos malos ejemplos para el niño. Por fuera de la casa, los compañeros y profesores también pueden influenciar negativamente el comportamiento de un niño. Esa es la razón por la cual la guía de un padre en casa es lo más importante.

Más galerías de fotos



Escrito por damon verial | Traducido por ana maría guevara