Factores que influyen en la crianza de los hijos en la primera infancia

Durante los primeros años de vida, tu niño pasa de ser un niño que depende mucho a uno móvil, a un explorador curioso con la capacidad de pensar y actuar por sí misma. A pesar de que tu pequeño aprendiz está sin dudas creciendo y desarrollándose por su cuenta, es tu trabajo, como padre, guiarlo y ayudarlo. Aunque las prácticas de crianza de los hijos en los primeros años de vida varían, hay factores definitivos que influyen en la crianza del niño durante estos años de formación.

Cultura

No todos los padres tienen las mismas creencias, valores, expectativas o normas. Dependiendo de su origen cultural, es probable que tengan una visión diferente de la crianza de otras mamás y papás. De acuerdo con los investigadores de Centers for Disease Control and Prevention, aunque los padres de diferentes culturas tienen algunas de las mismas creencias de crianza generales en común, otros, los ideales más específicos, a menudo varían. Por ejemplo, los padres de múltiples culturas pueden pensar que desde una edad temprana los niños deben actuar de una manera obediente hacia los adultos. Esperar que un hijo de 3 años escuche a su maestro de guardería en los EE.UU. no es diferente de uno de los padres en todo el mundo que cree que su hijo debe escuchar con atención a su abuela a la hora de dar instrucciones. Algunas culturas pueden diferir en las preferencias individuales cuando se trata de temas como la religión. Algunos padres pueden, debido a sus normas culturales, creer que los niños muy pequeños asisten a la iglesia y rezan regularmente, mientras que otros pueden sentir que es mejor reservarlo para los niños mayores y adultos.

El niño

La propia personalidad del niño puede realmente influir en los padres durante los primeros años, y más allá. Además, otras características del niño, tales como el nivel de desarrollo, el género o la edad, pueden hacer que los padres cambien las perspectivas o intercambien una técnica por otra. Por ejemplo, el padre de un niño de 4 años de edad puede pensar que es aceptable que su hijo luche o actúe moderadamente agresivo, pero no toleraría ese mismo comportamiento de la hermana gemela del muchacho. Asimismo, los padres también pueden encontrar algunos comportamientos aceptables o no, teniendo en cuenta la edad y la etapa del niño. La organización nacional de desarrollo infantil Zero to Three indica que la agresión no es nada habitual durante los primeros años del niño. Este conocimiento puede influir en la forma en que un padre responde a un niño que golpea a otro. Del mismo modo, cuando el niño crece en las etapas de preescolar o jardín de infantes, el mismo padre no puede seguir aceptando este comportamiento inmaduro.

Personalidad y temperamento del padre

Al igual que tu niño tiene su propia personalidad y temperamento, también lo tienes tú. Desde el principio, tu hijo está leyendo tu estilo de personalidad y reacciona de una manera muy específica. Los padres con una personalidad más positiva, que son tranquilos y optimistas, no pueden encontrar las pruebas y tribulaciones cotidianas de criar a un niño de corta edad tan difícil como aquellos con una perspectiva más pesimista. La personalidad de los padres y el temperamento puede afectar casi todos los aspectos de la crianza de un niño pequeño, desde el manejo de la mala conducta a la elección de un programa preescolar. Por ejemplo, un padre muy estricto que es ordenado y limpio no puede sentir que un preescolar de espíritu libre que permite el juego creativo y abierto, en lugar de lecciones estructuradas, sea apropiado.

Educación

Según Marc H. Bornstein, investigador principal y director de Child and Family Research en el National Institute of Child Health and Human Development, los padres que tienen más educación suelen asumir un estilo más autoritario cuando se trata de criar a un niño pequeño. El estilo autoritario de crianza incluye un equilibrio entre la capacidad de respuesta, las expectativas y la independencia. Los padres autoritarios tienden a proporcionar disciplina, pero muestran respeto por las opiniones y los sentimientos de sus hijos. Los padres más educados pueden tener una base de conocimiento más profundo cuando se trata de conceptos de desarrollo de la primera infancia, una mejor comprensión de cómo acceder a la información y una mayor expectativa del éxito escolar en la infancia.

Más galerías de fotos



Escrito por erica loop | Traducido por carlos alberto feruglio