Factores que aumentarán el gasto cardíaco

El gasto cardíaco es la cantidad de sangre bombeada fuera de un lado del corazón en un minuto. El promedio para un adulto normal es de aproximadamente 5 litros por minuto. El gasto cardíaco se determina por una combinación de la cantidad de sangre expulsada con cada latido, el número de latidos por minuto, la cantidad de sangre que vuelve al corazón y la resistencia al flujo de sangre a través de los vasos. El gasto cardíaco aumenta normalmente en respuesta a una mayor demanda de oxígeno de los músculos durante el ejercicio, en reacción al peligro, en respuesta a ciertas clases de medicamentos y en algunas condiciones en donde la salud esté alterada.

Respuesta al ejercicio

Por lo general, durante el ejercicio aumenta la frecuencia cardíaca, debido al aumento del gasto cardíaco y la necesidad de conducir más sangre a los músculos. Sin embargo, la investigación publicada en la edición de abril de 2012 en "The Journal of Physiology" sugiere un proceso más complicado. Los aumentos en la frecuencia cardíaca por sí solos no aumentan el flujo de sangre en los voluntarios analizados y, de hecho, disminuye la cantidad de sangre expulsada con cada latido. Cuando los músculos realizan trabajo, la demanda de más oxígeno hace que los vasos sanguíneos se dilaten, permitiendo que más sangre fluya hacia ellos y hacia el corazón. El corazón también responde aumentando la fuerza de sus contracciones y la cantidad de sangre expulsada con cada latido, lo que aumenta el gasto cardíaco.

Peligro percibido

El hipotálamo es una parte del cerebro llamado "primitivo", ya que está presente y funciona de manera similar en los animales que no tienen las estructuras cerebrales "superiores" que permiten el pensamiento abstracto, el lenguaje y otras funciones que se ven en los seres humanos. Dentro del hipotálamo, algunas células responden a las amenazas, el miedo y la ansiedad liberando sustancias químicas que estimulan otros órganos que, a su vez, liberan adrenalina, corticoides y otros compuestos que preparan el cuerpo para hacer frente a la percepción de peligro. Esta es la respuesta de "lucha o huida", parte de la cual incluye un aumento del gasto cardíaco para proporcionar oxígeno y nutrientes necesarios como combustible para la actividad repentina.

Fármacos que contrarrestan las respuestas hiperactivas del sistema nervioso

Cuando la presión arterial baja es detectada por receptores en los vasos sanguíneos, el sistema nervioso libera hormonas (principalmente adrenalina y compuestos afines) que aumentan la fuerza de contracción del corazón y generan vasoconstricción, produciendo un aumento del gasto cardíaco y de la presión arterial. Estas reacciones son positivas y útiles, pero en personas con insuficiencia cardíaca la producción continua de estas hormonas endurece los músculos del corazón y los vasos sanguíneos y puede disminuir el gasto cardíaco. Como ya han dicho en la edición de septiembre 2013 de "Frontiers in Physiology", las drogas como el carvedilol (Coreg) pueden bloquear estos efectos hormonales negativos y ayudar a mantener el gasto cardíaco. Otros medicamentos pueden aumentar directamente el gasto cardíaco, como la dobutamina que se utiliza en las unidades de cuidados críticos para contrarrestar el shock y otras causas de bajo gasto cardíaco.

Condiciones que aumentan el gasto cardíaco

La cirrosis hepática hace que los vasos sanguíneos se dilaten anormalmente, disminuyendo la resistencia al flujo sanguíneo y, por lo tanto, aumentando el gasto cardíaco. El aumento del gasto cardíaco es también una respuesta temprana a la infección grave, la anemia, la deficiencia de tiamina (Beriberi) y algunos otros trastornos causados principalmente por cambios similares en el flujo sanguíneo. En el embarazo, el corazón de la madre aumenta su producción para ayudar a abastecer el feto y la placenta con el oxígeno y los nutrientes adecuados. Un exceso de hormona tiroidea actúa muy parecido a la adrenalina y también aumenta el gasto cardíaco.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. c. richard patterson | Traducido por sofía bottinelli