Factores que afectan tus elecciones de comida

Los estadounidenses toman un estimado de 200 elecciones en cuanto a la comida cada día, de acuerdo con el profesor de la Cornell University, Brian Wansink. Factores que casi no notas influyen en muchas de estas decisiones. Aunque la lista de factores que contribuyen potencialmente es larga, algunos son particularmente comunes. Tener una comprensión de estos factores te puede guiar hacia un camino para tomar decisiones generales más sabias, obteniendo una mejora en tu bienestar como resultado. Para aprender formas específicas de mejorar tus elecciones de alimentación diarias, busca la guía de un nutriólogo calificado profesional.

Hambre

Pasar demasiado tiempo entre las comidas, saltarse comidas o comer muy pocas calorías en general estimula el hambre, lo que puede influir en tus elecciones de alimentación. En épocas antiguas, dice la dietista registrada Sharon Palmer, el hambre era frecuentemente para salvar la vida, impulsando a los primeros humanos a cazar y recolectar alimentos para sobrevivir. Si experimentas "inanición", como dicen muchos dietistas, podrías querer alimentos que proporcionen grandes cantidades de grasa, proteínas, carbohidratos y calorías. Si no desayunas, por ejemplo, tendrás más probabilidad de elegir una jugosa hamburguesa con queso y papas fritas en lugar de una sopa o ensalada para el almuerzo. El hambre intensa y saltarse comidas también puede conducir a porciones mayores, acompañamientos adicionales y deseo de postre.

Sabor agradable

El sabor agradable, o qué tan placentero se encuentran alimentos en particular, también influye en tus elecciones. El sabor, el olor, la apariencia y la textura de la comida y tu experiencia previa con ese platillo, contribuyen a su sabor agradable. Un alimento que alguna vez te dio una intoxicación, por ejemplo, puede permanecer sin sabor agradable, mientras que un platillo que frecuentemente disfrutas podría parecer continuamente tentador. Los alimentos visualmente placenteros, como las fresas frescas bañadas en chocolate amargo, pueden ser más atractivas que una simple uva o zanahoria. Los alimentos dulces, altos en grasas, como los pasteles y el helado, tienen una "atracción sensorial innegable", de acuerdo con el European Food Information Council. Además, estos alimentos con mayor frecuencia conducen a comer de más.

Datos de nutrición

En un estudio publicado en "Obesity" en octubre de 2009, los investigadores examinaron la influencia de las etiquetas de calorías en los menús de comida rápida en consumidores en la ciudad de Nueva York. Apenas el 27.7% de los consumidores dijo que ver el contenido calórico influyó en sus elecciones de alimentos. Aunque se requiere investigación adicional, muchas personas consideran el contenido de nutrientes, calorías e ingredientes al comprar alimentos en las tiendas y restaurantes.

Proximidad

El acceso sencillo a los alimentos también afecta tus elecciones. Tener alimentos a la mano comúnmente asociados con los antojos, como papas fritas y chocolate, tiene la posibilidad de particularmente incrementar tu deseo por ellos, de acuerdo con Dietitians of Canada. Vivir cerca de restaurantes de comida rápida puede conducir a consumir alimentos en estos lugares con mayor frecuencia. De forma similar, tener fruta fresca, vegetales y leche baja en grasa en tu refrigerador, en lugar de pasteles y gaseosas, puede dar como resultado una rutina de elecciones de alimentación más saludables.

Factores parentales

Muchos niños desarrollan hábitos de alimentación similares a los de sus padres. Si fuiste criado en una cocina en particular, como la italiana o la asiática, por ejemplo, podrías elegir alimentos similares a lo largo de tu vida. Las actitudes y comportamientos de los padres en relación con la comida, particularmente los de la madre, tienden a tener un impacto significativo sobre los hábitos dietéticos de los hijos, de acuerdo con un reporte publicado en el "British Journal of Nutrition" en 2008. Si la madre hace dieta o come demasiado repetidamente, por ejemplo, su hijo probablemente lo hará también. Imponer restricciones severas o reglas sobre la ingesta de alimentos de un niño puede conducir a elecciones de alimentación en general pobres, sobrealimentación y obesidad.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por laura de alba