Factores que afectan el desarrollo infantil temprano

Los niños pequeños pueden verse afectados por muchos factores sociales, económicos y ambientales, tanto de manera positiva como negativa. Dado que son tan vulnerables, pueden ser fácilmente afectados por las cosas que muchos padres y adultos dan por sentado. Hay cuatro factores principales que afectan el desarrollo del niño, de acuerdo con el sitio web EffectivePhilanthropy.com: el comportamiento individual infantil y la salud, la vida familiar, el ambiente de aprendizaje y el entorno socioeconómico.

Discurso inadecuado y desarrollo del lenguaje


Hay varios factores que pueden tener un efecto directo en el habla de un niño y el desarrollo del lenguaje.

Hay varios factores que pueden tener un efecto directo en el habla de un niño y el desarrollo del lenguaje, según la Sra. Chen Magan, patóloga certificada en la práctica de lenguaje. Algunos de los factores que pueden afectar el desarrollo del habla en los niños, de acuerdo con Chen, son: la falta de estimulación, habilidades motoras retrasadas, escaso reconocimiento de la comunicación, la audición reducida, cambios frecuentes en el medio ambiente, la exposición a diversos lenguajes y alta ansiedad. Consulta con el pediatra de tu hijo si sufre de retrasos en el desarrollo del habla.

Interacciones con los padres


Los padres que pasan mucho tiempo jugando y enseñando a sus hijos pueden tener un impacto positivo en su desarrollo.

Las interacciones de los padres con los niños pueden tener un efecto muy positivo o negativo en su desarrollo, de acuerdo con el sitio web EffectivePhilanthropy.com. Los padres que pasan mucho tiempo jugando y enseñando a sus hijos a través de la lectura y mediante la realización de diversos tipos juegos con las manos pueden tener un impacto positivo en el desarrollo de sus hijos. Por otro lado, los padres que ignoran u olvidan interactuar con sus hijos de una manera positiva pueden estar obstaculizando su desarrollo saludable, de acuerdo con el Hospital Royal Children de Melbourne, Australia.

Ambiente de aprendizaje

Los niños que están rodeados, tanto en casa como en las instalaciones de la escuela o guardería, por un ambiente de aprendizaje fuerte, que sea a la vez informativo y de apoyo, pueden mejorar su desarrollo. Según informes del sitio web EffectivePhilanthropy.com, la investigación ha demostrado que los niños expuestos a ambientes educativos pobres y desfavorecidos tienden a tener un mayor riesgo de ser afectados negativamente en términos de su desarrollo.

Salud


Una nutrición adecuada puede tener un impacto directo en el desarrollo del niño, tanto física como psicológicamente.

Una nutrición adecuada puede tener un impacto directo en el desarrollo del niño, tanto física como psicológicamente, de acuerdo con el Hospital de Niños Royal. Señalan que una nutrición adecuada se relaciona con los resultados funcionales de los niños a medida que crecen. En otras palabras, una alimentación poco saludable puede generar un aumento de peso y otros efectos negativos, si el niño no aprende a comer sano temprano en la vida. El Hospital de Niños Royal resalta el hecho de que aquello que realmente tiene un impacto positivo en el desarrollo de un niño es el aumento de la duración e intensidad de las exposiciones a los hábitos alimenticios saludables, a través de un aprendizaje práctico y de predicar con el ejemplo.

Interacción social

La investigación ha demostrado que el aislamiento social o la falta de socialización pueden conducir a problemas de desarrollo en la infancia, como problemas del habla o la incapacidad para relacionarse con los demás de una manera civilizada. El sitio web EffectivePhilanthropy.com menciona estos mismos puntos en un informe titulado "Los factores que afectan el desarrollo de la Infancia". Mencionan que el entorno socioeconómico en el que se cría el niño puede tener un efecto drástico en su desarrollo. Un ejemplo de cómo esto podría afectar a un niño negativamente es si no socializa con otros niños, como vecinos, compañeros o familiares.

Más galerías de fotos



Escrito por joseph eitel | Traducido por eliana belen doria