¿Cómo hacer un facial en casa?

Escrito por Rose Welton | Traducido por Ana María Guevara
Coloca tajadas de pepino en tus ojos puede reducir la hinchazón.
cucumber image by Zbigniew Nowak from Fotolia.com

Los faciales pueden ser relajantes y rejuvenecedores, así como beneficioso para la piel. Un facial puede limpiar la piel, encoger los poros, hidratar, reducir las imperfecciones y tonificar tu piel. Los faciales completos pueden ser costosos y pueden requerir mucho tiempo cuando son realizados en un spa profesional, pero puedes hacer uno tú mismo en casa a tu conveniencia y por mucho menos dinero. La mayoría de ingredientes que necesitas los encontrarás en tu cocina.

Pon tu cara sobre vapor para abrir tus poros y aflojar la piel muerta. Puedes hervir una olla de agua en la estufa o llenar tu lavamanos de agua caliente. Inclínate sobre el agua, manteniendo tu cara a 12 pulgadas de ella y deja que el vapor suba a tu piel por cinco minutos.

Lava tu cara con un limpiador suave para eliminar impurezas y limpiar tus poros. Puedes usar un limpiador comprado o puedes hacer el tuyo mezclando 2 cucharaditas de avena, 2 cucharaditas de leche en polvo y 1 cucharadita de canela en polvo. Frota esta pasta en tu cara con movimientos circulares y enjuágala.

Exfolia tu cara para eliminar las células muertas y para suavizar la piel. Puedes usar un exfoliante comprado o un cepillo, o puedes hacer el tuyo triturando finamente 1/4 de taza de almendras en una licuadora y mezclándolas con 1/8 de cucharadita de mayonesa. Frota el exfoliante en tu piel con movimientos circulares y enjuágalo.

Aplica una mascarilla para hidratar, reducir la grasa y encoger tus poros. Combina 2 cucharadas de miel con 2 cucharaditas de leche para hacer tu propia mascarilla. Si tienes piel seca, mezcla un aguacate aplastado con un banano aplastado. Para la piel con tendencia al acné, ralla una manzana y combínala con 5 cucharadas de miel. Esparce la mascarilla en tu cara y deja que repose para el siguiente paso.

Coloca una tajada de pepino en cada ojo. Esto aliviará a tus ojos, reduciendo la hinchazón y las ojeras. Espera 20 minutos y después retira el pepino y enjuaga la mascarilla con agua fría.

Date un masaje facial para estimular el flujo de sangre y proveer relajación. Usando las puntas de tus dedos para aplicar presión ligera, comienza en la mitad de tu frente y haz movimientos circulares, moviendo tus yemas hacia tus sienes. Continúa masajeando tu cara alrededor de tus ojos, nariz, mejillas, boca y barbilla.

Aplica una crema hidratante o fría en tu cara y cuello. Busca una crema hidratante especialmente formulada para tu tipo de piel, sin importar si es grasa, seca o con tendencia al acné.

Aplica un tónico para refrescar y redefinir tu piel. Exprime un pepino y usa una bola de algodón para frotar el jugo en tu piel.

Consejo

Prueba los productos comprados y caseros en un área pequeña de piel antes de usaros. Si desarrollas una erupción o irritación, no uses el producto.

Puedes darte una experiencia relajadora y realista encendiendo unas velas y decorando el área con flores.

Si haces tus propios productos faciales, puedes almacenar lo que quede en la nevera por una semana.

Advertencias

No uses vapor si tienes la piel sensible o quemada.