Cómo extraer la sal del pollo

A menos que compres un pollo recién sacrificado en una granja o uno que sea orgánico, es probable que obtengas un ave que contenga sodio y otros químicos agregados. Agregar sal o sodio al pollo ayuda a preservarlo, le agrega hidratación y ayuda a remover la sangre de la carne. Poner el pollo en salmuera es la manera principal de quitar el exceso de sal de la piel, sin embargo, también puedes agregar mucha sal durante la cocción. Puedes remover el exceso de sal del pollo antes o durante la cocción y todavía dejar el pollo con buen sabor.

Salmuera

Remojar el pollo en una solución de agua y sal se llama salmuera. Este proceso agrega humedad y sabor a la carne que se cocina por períodos largos al preservar la carne y suavizarla. La salmuera ayuda a remover la sangre de la carne y siempre se utiliza para tratar el pollo kosher. El pollo en salmuera puede producir un sabor extremadamente salado y jugos salados, creando una salsa de mala calidad. El pollo de supermercado no es la única ave que se remoja en salmuera. Algunos cocineros remojan sus aves en esta para ayudar a suavizarlas, mezclando sal con otras especias para agregar sabor al mismo tiempo.

Consideraciones

El pollo que ha sido remojado en salmuera por el proveedor o en tu propia cocina crea una mala opción para aquellos con una dieta baja en sodio. Comer pollo en salmuera agrega cantidades adicionales sin medir de sodio al insumo diario de una persona y puede crear o empeorar los problemas de salud existentes.

Suero de leche

Una manera de remover la sal del pollo crudo en salmuera y otras aves es remojarlo en agua o suero de leche. Remojarlo en agua ayuda a remover la sal y deja el pollo intacto y listo para cocinarse. Remojarlo en suero de leche saca la sal de la carne. La acidez del suero de leche ayuda a suavizar el ave y agrega un sabor ácido que ayuda a enmascarar cualquier residuo de sal.

Papas

A veces no puedes remover suficiente sal del pollo en salmuera al remojarlo con anticipación o quizá hayas agregado demasiada sal a la sopa de pollo o estofado durante la cocción. En este caso, agrega unas papas blancas simples y cortadas a la olla para que absorban la sal. Esto solo funciona para las sopas, estofados y platillos de pollo hechos sobre la estufa y no para el pollo asado, frito o a la parrilla. Cuando la sopa o estofado haya terminado de cocinarse, retira las piezas de papa cuidadosamente y deséchalas.

Utiliza pan

Otro método para reducir la cantidad de sal en una sopa o estofado espeso de pollo es remover la corteza de varias piezas de pan. Rompe las rodajas de pan en trozos parecidos a los crotones y colócalas encima de la mezcla. Estas absorberán el líquido y simultáneamente absorberán algo de la sal extra. Cuando el pan esté saturado, retira las piezas y prueba el sabor a sal de la sopa. Agrega más pan hasta que alcances el nivel correcto de sal.

Más galerías de fotos



Escrito por jean bardot | Traducido por alejandra rojas